¿Qué es la “salida a la australiana” para el brexit? - El Orden Mundial - EOM
EOM explica Política y Sociedad Europa

¿Qué es la “salida a la australiana” para el brexit?

¿Qué es la “salida a la australiana” para el brexit?
Fuente: Pixabay

La expresión “salida a la australiana” hace referencia a un brexit sin acuerdo, pues Australia no tiene un tratado de libre comercio con la Unión Europea. Esta expresión ha sido utilizada por el primer ministro británico, Boris Johnson, y su Gobierno durante las negociaciones del brexit para explicar a sus ciudadanos qué relación tendrían con la UE tras una salida sin acuerdo. Una salida “a la australiana” transformaría profundamente la cooperación comercial que el Reino Unido y la Unión mantienen desde hace cuarenta años. Se impondrían aranceles, las empresas británicas perderían sus ventajas de acceso al mercado comunitario y los bancos británicos no podrían operar en el territorio de la Unión Europea.

Tras la victoria del brexit en el referéndum de 2016, se abrieron varias posibilidades para la futura relación. La más extrema era el brexit sin acuerdo, pero también había otras como la “salida a la canadiense”, por la que ambas partes firmarían un acuerdo de libre comercio para facilitar el intercambio de productos manteniendo algunas restricciones. Varios países cuentan ya con un acuerdo de libre comercio con la UE, incluidos Corea del Sur, Japón, Singapur, Ucrania o Vietnam. El acuerdo con Canadá, que da nombre a esta opción, está en proceso de ratificación. El Reino Unido también contaba con la “opción noruega”, por la que se reincorporaría a la Asociación Europea de Libre Comercio (conocida como EFTA, por sus siglas en inglés), en cuya fundación participó en 1960. Si se uniese a este grupo, formado actualmente por Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein, podría acceder al mercado único pero se vería sometido a las regulaciones comerciales comunitarias.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Si por algo se ha caracterizado el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea ha sido por la falta de consenso entre Londres y Bruselas. Por ello, el brexit ha obtenido hasta tres prórrogas: el Reino Unido tendría que haber abandonado la Unión en marzo de 2019, pero el plazo se amplió hasta el 12 de abril de ese mismo año, otra vez hasta el 31 de octubre de 2019, y finalmente hasta el 31 de enero de 2020. El Reino Unido salió oficialmente del bloque ese día, aunque desde entonces ha seguido manteniendo las regulaciones europeas en un periodo de transición hasta el 31 de diciembre. Durante esos once meses, las dos partes han negociado las condiciones económicas y comerciales que regularán la relación una vez el Reino Unido abandone definitivamente el bloque.

La cronología del brexit refleja la montaña rusa que ha sido la relación entre el Reino Unido y la Unión Europea.

Sin embargo, a una semana del fin del plazo todavía no hay un acuerdo. Tanto Londres como Bruselas quedarían perjudicados en caso de un brexit sin acuerdo, pero no en la misma medida. El Reino Unido e Irlanda podrían ver su PIB reducido más de un 10%; los de Alemania y Malta caerían entre el 5% y el 10%, y en zonas de Países Bajos, Bélgica o Francia, entre el 2,5% y el 5%. Tanto Boris Jonhson como la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, han expresado su voluntad de quemar los últimos cartuchos en favor del acuerdo conjunto a apenas unos días de la fecha límite, el 31 de diciembre de 2020.

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios