Cartografía Geopolítica Europa

El gasto militar en Europa

Descripción del mapa

Aunque alberga algunos de los ejércitos más importantes del mundo, el gasto militar en Europa tiene algunas pautas bastante marcadas según la zona que miremos. Tal es así que incluso a través de estas cifras se pueden entender algunas circunstancias políticas y geopolíticas que han estado marcando la agenda continental durante los últimos años.

El espacio postsoviético, por ejemplo, gira todavía en torno a la geopolítica de Rusia. Aunque su PIB es relativamente limitado —similar al de Italia—, destina buena parte de sus recursos al ámbito militar. Los principales motivos son que todavía se encuentra en un proceso de renovación de sus fuerzas armadas iniciado en los años noventa, tras la Primera Guerra de Chechenia, cuando se evidenció que el colapso de la Unión Soviética y la crisis resultante había sumido al ejército ruso en una espiral de corrupción, escasa formación y unas capacidades muy limitadas —algo que también ocurrió en Ucrania—. También hay que destacar el hecho de que parte de la proyección geopolítica de Moscú se realiza por la vía militar, ya que su perímetro todavía mantiene conflictos congelados y tensiones importantes. En esto se enmarcarían los conflictos en el Cáucaso o la reciente guerra en Ucrania.

En el oeste de Europa ocurre el fenómeno contrario. El mayor tamaño de sus economías hace que el gasto militar quede más repartido entre el gasto total que se tiene en estos países, pero en muchos de los Estados el porcentaje es notablemente bajo, inferior al 1% del PIB. La mayoría, socios de la OTAN, están muy lejos del objetivo que históricamente se ha planteado desde la organización, que es emplear un 2% del PIB en Defensa, una marca que en Europa apenas cumplen unos pocos países. Esta cuestión ha sido frecuente objeto de crítica por parte de Trump, que ha acusado a los socios europeos de beneficiarse de la protección y el gasto que brinda Estados Unidos.

Comentarios