Cronología de la integración de la Unión Europea

Cartografía Política y Sociedad Europa

La historia de la Unión Europea

Descripción del mapa

La historia de la Unión Europea empieza tras la devastación causada en Europa tras la Segunda Guerra Mundial, con un mundo dividido en dos bloques y que hizo aparecer la idea de una Europa unida que pudiese competir con las dos nuevas superpotencias y así recuperar su lugar en el mundo a la vez que evitar una nueva guerra en el continente.

Para ello era imprescindible no competir por los recursos estratégicos como lo eran el carbón —energía— y el acero —industria y construcción—. Así se puso en marcha en 1948 la Unión Económica del Benelux, que era la unión aduanera de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo. Visto el éxito del proyecto, Francia, Alemania Occidental e Italia decidieron emular al bloque del Benelux para crear la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero) en 1951 y así compartir los recursos estratégicos del momento.

El éxito de la CECA impulsó una mayor integración, lo que llevó a que en 1957 se firmase el Tratado de Roma, que suponía seguir apostando por otras áreas en las que la cooperación y la integración sería fundamental, como la energía nuclear con Euratom, y dando paso a la Comunidad Económica Europea (CEE), antecesora directa de lo que hoy conocemos como Unión Europea.

En 1973 se produjo la primera adhesión al club comunitario con la entrada de Reino Unido, Irlanda y Dinamarca, los tres procedentes de la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA, por sus siglas en inglés), una especie de proyecto de integración paralelo a la Comunidad Económica Europea que no logró tener el éxito que esperaba, por lo que muchos de sus miembros se fueron trasladando al proyecto comunitario. Cinco años después se celebraban las primeras elecciones al Parlamento Europeo.

El mapa de la integración europea

La siguientes adhesiones fueron la de Grecia en 1981 y la de España y Portugal en 1986. El proceso de ampliación con estos países sureños más pobres, que aumentaría los desequilibrios del grupo, coincidió con la firma del Acuerdo de Schengen en 1985, que suponía la disolución progresiva de las fronteras internas con el fin de alcanzar la libre circulación de personas y mercancías. Durante los años siguientes la CEE sigue avanzando en el proceso de integración a la vez que se intentan corregir los desequilibrios internos; con tal fin se firma en 1992 el Tratado de Maastricht, que supone la transformación de la CEE en la Unión Europea. Este tratado implica la creación de euro como moneda única —aunque Reino Unido y Dinamarca consiguen cláusulas para mantenerse fuera—, la creación de una política exterior y de seguridad común y la cooperación policial y judicial. Maastricht inicia un periodo de grandes transformaciones y ampliaciones para la Unión.

En 1995 se unieron tres de los principales países restantes de la EFTA: Austria, Suecia y Finlandia. Y dos años después, en 1997, se firma el Tratado de Ámsterdam, al que seguirá en el año 2000 el Tratado de Niza, en el que empiezan los roces internos que marcan la dinámica comunitaria actual. En Niza se prepara a la Unión Europea ante la que será su mayor ampliación, pero esta reforma no cuenta con el beneplácito alemán, que pierde poder relativo en el Consejo Europeo al no tener este un voto proporcional a la población de cada país.

Las principales instituciones de la Unión Europea

En el año 2002 entra en vigor el euro y en 2004 se produce la gran ampliación hacia el este, con 10 nuevos Estados miembros, ocho de ellos procedentes del antiguo bloque socialista: Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Chequia, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, Malta y Chipre. Tras esta ampliación se plantea el avance definitivo en la integración europea con el Tratado de Lisboa, en 2007, el último de los grandes acuerdos. En él la UE se convierte en una figura legal internacional, se da mayor poder a los organismos europeos, se crea una carta de derechos y una constitución europea. Sin embargo esta constitución fracasará al someterse al escrutinio de la población y perder el referéndum en varios países, dando por finalizada la etapa de grandes cambios e iniciando otra de crisis institucional europea. En el mismo 2007 se unirán al club Rumanía y Bulgaria, y en 2013 Croacia. Desde entonces la Unión ha bloqueado el acceso de nuevos miembros sin haber solucionado sus problemas internos, ya que todo esto ocurrió mientras que el Reino Unido celebraba un referéndum de salida, y finalmente, en 2020 abandonaba la Unión Europea en el conocido como brexit, tras 47 años de integración.

Comentarios