En el foco Política y Sociedad Europa

Cuatro años más de pulso entre Polonia y la Unión Europea

Cuatro años más de pulso entre Polonia y la Unión Europea
Fuente: Piotr Drabik

Desde 2015, Polonia se enfrenta a una deriva autoritaria que no ha dejado de preocupar a Bruselas. Con las elecciones legislativas del pasado 13 de octubre, la ciudadanía escogió mantener su apoyo al partido en el Gobierno, el conservador y nacionalista PiS, lo que tendrá importantes consecuencias en sus relaciones con la Unión Europea.

En 2015, el partido Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco) salió escogido por mayoría absoluta. En la actualidad, tanto el presidente Andrzej Duda, como el primer ministro Mateusz Morawiecki, pertenecen al PiS, así como la mayoría de diputados del legislativo. Desde entonces, las controvertidas medidas tomadas por su Gobierno han forjado una relación muy tensa con la Unión Europea. 

El partido ultranacionalista se vio aupado al poder en parte gracias a varios temores: a perder sus valores por un lado, y a ceder soberanía a Bruselas por otro. La identidad polaca, muy ligada a la Iglesia católica y a la tradición, consideran que se ve puesta en riesgo por la afluencia de inmigrantes con culturas diferentes —y, sobre todo, con religiones diferentes—. La soberanía nacional, por su parte, se considera vulnerable a la interferencia europea, que perdió legitimidad desde que la crisis puso en duda los beneficios de pertenecer a la Unión. 

De esta forma, la mayoría absoluta del PiS garantizó un Gobierno de Beata Szydlo de línea dura: rechazó los acuerdos establecidos por la Unión Europea sobre la acogida de inmigrantes que llegaban al continente y puso en marcha una...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año