Cartografía Economía y Desarrollo Política y Sociedad Europa

El fracaso escolar en la Unión Europea

Descripción del mapa

El nivel educativo —y también la política educativa— es un buen indicador del nivel de desarrollo que, en muchos aspectos, puede tener un país. En ese sentido, el fracaso escolar refleja también los fallos del sistema y los niveles de fragilidad social y económica de un país.

El panorama europeo general no presenta rupturas muy diferentes a las de otras variables como la riqueza, el desempleo, la inversión en I+D o la gobernanza de los territorios. Por un lado existe un centro europeo con bajos niveles de abandono escolar y un arco periférico del este al sur de la Unión donde los índices de personas que no completan los estudios obligatorios se vuelve elevado.

Bien es cierto que quienes peor salen parados en esta variable son, sobre todo, España y el sur de Italia. El este de Europa, aunque en muchos aspectos son economías en transición hacia niveles de pleno desarrollo, no presentan unos porcentajes desmedidos de abandono escolar. Esto se puede comprobar en países como Polonia, República Checa o las repúblicas exyugoslavas de la Unión, como Eslovenia y Croacia, donde la gran mayoría de la población joven ha completado sus estudios obligatorios. Incluso en Grecia, país golpeado muy duramente por la crisis económica en esta década pasada, los jóvenes han seguido formándose.

La otra cara del fracaso escolar es, precisamente, el sur italiano y buena parte de España. A pesar de ser dos de las potencias económicas de la Unión, presentan importantes problemas en sus sistemas educativos, lo que lastra otros aspectos del país. En el caso español su sistema educativo se vio perjudicado por los años de burbuja inmobiliaria. El rápido auge de este sector generó un modelo de empleo bien remunerado y que requería poca formación, lo que supuso un imán para muchos jóvenes que decidieron integrarse en ese mercado laboral en vez de continuar la formación. Con el estallido de la burbuja a partir de 2008 es cierto que una parte importante de jóvenes han regresado al sistema educativo, pero esas lógicas también están detrás, por ejemplo, de los elevados niveles de desempleo estructural que presenta España.

2 comentarios

  1. Para analizar esos datos hay que ponerse en contexto ya que para comparar algo que ocurre en varios países se necesita ser consciente de la cultura, costumbres y hábitos que afectan a los resultados obtenidos. La metodología de enseñanza en españa es muy arcaica basada en un aprendizaje receptivo en el que el profesor explica y el alumno aprende a través de la repetición. Esto es un trabajo muy exigente para aquellos alumnos (12 a los 16 ESO) que superan las materias, lo que les hace muy competentes y también fracasar en otros casos. En comparación con un país como Reino Unido donde la metodología de enseñanza es mucho más variable y la carga de estudios es mucho más ligera dentro de un mismo aula encontramos alumnos muy variados desde jóvenes con talento a jóvenes que tienen desorden de atención y incluso dificultadas para leer y escribir pero están incluidos dentro del sistema educativo normal y pasan los cursos aún no habiendo superado las competencias. Esto es debido a las políticas de inclusión de los colegios para poder recibir financiación del gobierno.

    Esto lo digo desde la experiencia tanto personal de haber estudiado en ambos países como profesional de haber trabajado como profesor.

    Mi opinión personal: en españa somos mucho más competentes en todas las materias menos a nivel financiero ya que no tenemos una estructura sólida que ofrezca formación y experiencia en el sector. A nivel educativo hay que renovarse y hacer mucha autocrítica.

    Saquen sus propias conclusiones pero pónganse en contexto a la hora de interpretar los datos

  2. Mi conclusión es:
    – Hay profesores que no saben que España se escribe con «E» mayúscula.