Cartografía Geopolítica Europa

Las potencias de la Unión Europea

Descripción del mapa

Aunque la Unión Europea es un club amplio, existen de forma indudable varios países que, de una forma u otra, pueden ser considerados las potencias dentro de la comunidad europea. Así, de los veintiocho estados que forman actualmente la Unión, son seis aquellos considerados como los principales focos de poder.

Entre estos seis países suman más de dos tercios de los habitantes de toda la UE; más de la mitad de los europarlamentarios que se sientan en Bruselas y Estrasburgo proceden de estos lugares; casi tres cuartas partes del PIB comunitario se cimenta sobre estos seis socios y casi el 80% del gasto total en Defensa que se lleva a cabo en el club europeo.

En el caso de Alemania, Francia e Italia, cabe recordar que son también tres de los seis países que fundaron la antecesora de la Unión, la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero) allá por 1951, por lo que lógicamente han amasado un poder especial al llevar casi setenta años en la Unión. No obstante, son Alemania y Francia —y puestos a destacar a alguien, Berlín— los dos grandes centros de poder comunitarios, complementados tradicionalmente por una Italia europeísta, aunque en los últimos tiempos esta tendencia se haya roto y la actual tendencia italiana sea más bien euroescéptica.

En el caso de Reino Unido, a la vista está con el brexit que su papel dentro de la Unión está cerca de terminar, y su relevancia política ha estado normalmente más focalizada en conseguir ventajas propias que en una política de impulso comunitario. España, por otra parte, ha sido un país de impacto más discreto que los otros cuatro —excluimos Polonia, que se incorporó en 2004— pero de una vocación bastante firme, y en líneas generales no ha supuesto contratiempos o generado disensos en el seno de la Unión.

Polonia probablemente es el caso más llamativo. A medio camino entre ser el patio trasero de Alemania y una pujante potencia media por su cercanía con zonas de enorme dinamismo económico, parece erigirse como el centro de poder de la Europa del este que se incorporó a la Unión ya en el siglo XXI. De todas formas, aunque su potencial es importante, también mantiene una postura euroescéptica, ya que también es una pieza clave del llamado Grupo de Visegrado.

Comentarios