Cartografía Geopolítica Europa

Los países fundadores de la Unión Europea

La fundación de la Unión Europea es una construcción atípica si vemos la Historia a escala planetaria. Tras la destrucción ocasionada por la Segunda Guerra Mundial en el territorio europeo, y la convicción de que esta se había producido por un ánimo revanchista en los acuerdos surgidos tras la Primera Guerra Mundial, se llegó a la conclusión de que este error no se podía repetir.

Para lograr un resultado distinto, se hacía necesario cambiar tanto la lógica internacional de esa posguerra como las bases materiales e institucionales sobre las que se debía asentar ese proyecto que evitaría una nueva guerra.

Así, el primer paso iba necesariamente por una gestión solidaria de recursos estratégicos en la reconstrucción de Europa como eran el carbón —para obtener energía— y el acero —como material de construcción—. En ese sentido, compartir y no competir era ya un salto bastante importante respecto de la lógica tras la Primera Guerra Mundial, donde se buscó tanto una humillación nacional de Alemania como una extracción de todos sus recursos como forma de reparaciones de guerra, generando un agravio en la sociedad germana que cristalizaría años más tarde en el apoyo al partido nazi.

Este uso compartido del carbón y el acero daría lugar a la creación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero) en 1951 por Italia, Francia, Alemania y los países del Benelux. Esto, a su vez, sería el germen de toda la construcción europea que vendría después, con la Comunidad Económica Europea (CEE) y la actual Unión Europea.

En la actualidad, estos seis países fundadores siguen teniendo un peso bastante sustancial dentro de la Unión Europea. Suponen más de la mitad del poder económico y militar de toda la comunidad, la mitad de la población y cerca de un 40% de los europarlamentarios. Sin duda, este es el verdadero centro de poder de la Unión.

Comentarios