El mapa de la expansión de Gibraltar - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Mapa de la expansión de Gibraltar

Cartografía Geopolítica Europa

El mapa de la expansión de Gibraltar

Descripción del mapa

Durante la guerra de sucesión española (1701-1714), Gran Bretaña tomó el peñón de Gibraltar y Menorca, que le otorgaban posiciones avanzadas sobre el Mediterráneo. Con la firma del Tratado de Utrecht en 1713, España reconocía la anexión del peñón, pero el territorio concedido era mucho menor que el actual. Se iniciaba entonces la expansión de Gibraltar, un territorio que ha cambiado mucho sobre el mapa.

Gibraltar da nombre al estrecho homónimo, un lugar fundamental de la geopolítica mundial desde tiempos de los fenicios. Originalmente la cesión se limitaba a la ciudad de Gibraltar, su puerto, castillo y fortalezas, pero ya en 1714 los británicos salieron de su territorio y ocupaban la Torre del Diablo y la Torre del Molino, y en 1723 todo el territorio a tiro de sus cañones —como era habitual en la época—, haciéndose con el control efectivo de todo el Peñón. España, por su parte, construía fuertes en el istmo de Gibraltar para evitar una posible invasión británica. No obstante, entre los fuertes y los territorios británicos quedaba la conocida como “zona neutral”, no cedida en Utrecht y teóricamente española, pero en cuya mitad sur empezó a ser utilizada por los gibraltareños.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Durante la guerra de la Independencia Española (1808-1814), Reino Unido destruyó los fuertes españoles, con el beneplácito de sus aliados españoles, para evitar que los tomasen los franceses. Durante este periodo y décadas posteriores, y debido a epidemias de fiebre amarilla, España permitió a los británicos establecer campamentos sanitarios en el istmo, fuera de la ciudad de Gibraltar. Tras las epidemias, y aprovechando el debilitamiento de España en ese momento, Reino Unido aprovechó los campamentos sanitarios para ocupar definitivamente el istmo de Gibraltar.

En 1908, Gibraltar levantaba una valla de separación, la llamada Verja, para confirmar así su control sobre el istmo, y de paso aprovechó para empujar un poco más su frontera hacia el norte. Pero aún quedaba por ganar mucho terreno al mar. En 1933 se inició la construcción de una pista de aterrizaje sobre el tramo que habían ganado en las décadas anteriores en el istmo, que se amplió durante la guerra civil española y otra vez en 1941, en plena Segunda Guerra Mundial. Esta última vez la expansión sería sobre las aguas de la bahía de Algeciras, cambiando el mapa de la disputa por Gibraltar para siempre.

El mapa de la geopolítica del estrecho de Gibraltar

Durante la dictadura franquista, las tensiones por el control de Gibraltar llevaron a cerrar la Verja, que se volvió a abrir años después de la llegada de la democracia a España, en la década de los ochenta. Pero las tensiones han continuado. Las ampliaciones territoriales en las últimas décadas se han centrado en ganar terreno al mar ampliando el puerto, construyendo diques, playas artificiales o arrecifes de hormigón sobre aguas que España no reconoce haber cedido, y que además se corresponden con la reclamaciones marítimas sobre los territorios ocupados del istmo que para Madrid fueron ocupados ilegítimamente.

Y aquí entra un problema de legislación internacional. Cuando se firmó el Tratado de Utrecht en el siglo XVIII, todas las aguas se consideraban internacionales. Sin embargo, en las últimas décadas ha surgido el derecho del mar, y con el una legislación que permite a los países reclamar una superficie marítima. Gibraltar hace sus reclamaciones basándose en el territorio que controla, y no en el que España cedió originalmente. Por su parte, España no reconoce el derecho de Gibraltar a reclamar aguas territoriales, ni siquiera en el territorio que sí cedió en Utrecht, aferrándose a que en el acuerdo, anterior al derecho del mar, se cedía únicamente el puerto, y por tanto estas son las únicas aguas territoriales que debería poseer la colonia británica. Si la tesis cayese del lado gibraltareño, estas aguas darían a Reino Unido un importante poder en el estrecho, mientras que si la situación fuese favorable a España, le permitirían tener el control absoluto de las aguas de la zona gracias a su posesión de Ceuta en la orilla sur.

Cómo el brexit ha acercado Gibraltar a España

Artículos relacionados

Comentarios