EOM explica

¿Cuál es la diferencia entre la zona económica exclusiva y las aguas territoriales de un país?

¿Cuál es la diferencia entre la zona económica exclusiva y las aguas territoriales de un país?
Fuente: goodfreephotos.

En el mar a menudo es difícil saber hasta dónde se extiende la soberanía de cada Estado. Juan Manuel nos ha preguntado a través de nuestro formulario de EOM explica cuál es la diferencia entre las aguas territoriales de un Estado y su zona económica exclusiva.

Los espacios marítimos del mundo se rigen por el derecho del mar y, en concreto, por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, también conocida como “Convención de Montego Bay” por el lugar de Jamaica en el que se firmó en 1982. La Convención regula la porción del mar que le corresponde a cada Estado en función a la extensión de sus costas, así como las competencias que tiene en sus aguas. A fin de delimitar la soberanía marina de cada Estado, la extensión del mar se dividió en varias zonas definidas por su distancia de la costa: las aguas internas, las aguas territoriales, la zona contigua, la zona económica exclusiva y las aguas internacionales.

Para ampliar: “¿Cómo se divide el espacio aéreo en el mundo?”, El Orden Mundial, 2019

La zona inmediata a la costa es la de las aguas interiores, una estrecha franja que normalmente termina en la línea de bajamar, aunque en el caso de líneas costeras muy escarpadas, con deltas o pequeñas islas, puede pactarse una línea de referencia recta; de la misma forma con los archipiélagos, en los que las aguas territoriales se miden uniendo los puntos extremos de cada isla. A partir de ahí, las aguas territoriales, o “mar territorial”, se extienden hasta doce millas náuticas (22,22 kilómetros). Tanto en las aguas interiores como en las territoriales, el Estado ribereño ejerce soberanía plena: tiene el control total de esas doce millas como si fueran una parte más de su territorio. A continuación, la zona contigua se extiende hasta doce millas más desde el límite de las aguas territoriales en dirección a mar adentro. En la zona contigua, el Estado ribereño tiene derecho a imponer y hacer cumplir sus leyes en materias aduanera, fiscal, de inmigración y medioambiental. 

Esquema de las aguas territoriales, zona económica exclusiva y otras áreas marítimas reguladas por el derecho del mar. Fuente: Wikipedia

Más allá de la zona contigua se extiende la zona económica exclusiva, un espacio de hasta doscientas millas náuticas (370 kilómetros) desde el límite de las aguas interiores. En esta zona la normativa para el Estado ribereño es algo diferente que la del mar territorial: mantiene soberanía para explorar y explotar los recursos que allí se encuentren, y tiene jurisdicción en cuanto a las estructuras que se instalen allí y a las investigaciones científicas que se realicen en esas aguas, pero otros Estados tienen libertad de navegación y vuelo, y de colocar cableado y tuberías submarinas.

Para ampliar: “¿A quién pertenece un barco hundido?”, El Orden Mundial, 2019

La zona económica exclusiva termina más allá de doscientas millas desde la costa; a partir de ahí empiezan las aguas internacionales, sobre las cuales no tiene soberanía ningún Estado y que se regulan según los principios del derecho internacional público y la Convención del Mar de 1982. No obstante, existen casos en los que un Estado puede ampliar su zona económica exclusiva más allá de las doscientas millas: si su plataforma continental —la continuación submarina del continente— se extiende más allá de esa distancia, el Estado puede solicitar al Comité de Límites de Naciones Unidas una ampliación de su soberanía hasta las trescientas cincuenta millas naúticas (648,2 kilómetros). 

Sin embargo, en la práctica todas estas distancias podrían cambiar si las costas de un Estado se encuentran frente a las de otro Estado a una distancia menor a la necesaria para que haya aguas internacionales entre ambos. En ese caso, muy frecuente, las aguas que hay entre ambos Estados se dividen tomando como referencia el punto medio entre ambas costas. No es de extrañar, por tanto, que, pese a que las normas del derecho del mar son bastante claras, todavía existan conflictos en torno a espacios marítimos disputados entre varios Estados, incluido el que han protagonizado recientemente Marruecos y España por unas aguas al sur de las islas Canarias.

Para ampliar:“Banderas de conveniencia, la patria de los océanos”, Alfonso Pisabarro en El Orden Mundial, 2018

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios