Suscripción Geopolítica Mundo

La conspiración de la geopolítica

La conspiración de la geopolítica
Mural en el Aeropuerto Internacional de Denver. Fuente: Donal Mountain

En los últimos años, en pleno apogeo de la desinformación, hemos asistido a numerosos sucesos por todo el mundo abordados poco menos que como una partida entre grandes potencias y dejando de lado infinidad de factores tanto o más explicativos. Este tipo de simplificaciones casi siempre llevan implícita una lógica maniquea: o estás conmigo o contra mí.

Escoge un país o un territorio en el que se esté desarrollando una crisis política importante, que incluso ha podido escalar a conflicto armado: Siria, Ucrania, Nicaragua, Cataluña, Venezuela, Hungría… el que prefieras. Y ahora algún actor con potencial conspirativo: Estados Unidos, Rusia, Israel, George Soros, el Fondo Monetario Internacional… Lo único que queda ahora es forzar la simbiosis: la crisis en el lugar elegido vendrá causada por el ente o persona escogido. Sencillo, ¿verdad? Dos simples pasos, seleccionados de forma casi aleatoria, que vienen a ser la base explicativa de infinidad de sucesos que ocurren a lo largo y ancho del mundo. El auge de la extrema derecha en Europa o del procés catalán, cosa de Rusia; las protestas en distintos países, cosa de Soros —y, si el país tiene un Gobierno de izquierdas, también de Estados Unidos—.

Este tipo de explicaciones se han vuelto tremendamente populares durante los últimos años gracias a una mezcla de simplificaciones causadas por un interés concreto o el desconocimiento, una enorme desafección con los medios tradicionales —merecida, en muchos casos— y un clima casi permanente de desinformación que a menudo se vuelve infoxica...

Apóyanos y suscríbete para tener acceso a todos nuestros análisis, mapas y gráficos y quitar la publicidad de toda la web.

Suscríbete por 50 € al año