Cartografía Política y Sociedad América Latina y el Caribe

¿Qué nivel de satisfacción hay con la democracia en América Latina?

Descripción del mapa

Hay un dato clave: la mayoría de habitantes en América Latina no están satisfechos con los niveles de democracia que observan en sus respectivos países. En el año 2017 solo tres de ellos presentaban una mayoría favorable: Uruguay, Nicaragua y Ecuador.

Con la salvedad del primero, en los otros dos tienen motivos más que sobrados para que de manera más reciente se pueda discutir esta satisfacción. En Nicaragua hemos observado importantes protestas contra el presidente Daniel Ortega, su proyecto político y la represión desplegada contra los críticos, muy discutida tanto dentro como fuera del país. De la misma forma, en Ecuador la pugna de la izquierda también está erosionando poderosamente la transición entre Rafael Correa y su discípulo —políticamente independizado ya— como es Lenín Moreno, el actual presidente.

En el resto de países, la insatisfacción es evidente, y lo cierto es que existen motivos más que sobrados para ello. Desde los enormes problemas de corrupción que atraviesan todos ellos a la todavía elevada desigualdad, los bajos niveles de desarrollo, las crisis periódicas, la violencia estructural y otro sinfín de factores que llevan a los ciudadanos a considerar que los estándares democráticos en sus respectivos países están bastante lejos del óptimo. El caso más paradigmático quizá sea Brasil: la que estaba llamada a ser la potencia de Sudamérica atraviesa hoy importantes problemas de satisfacción y legitimidad democrática, algo que ha llevado a un enorme descrédito de la clase política. Cifras como esta explican, en parte, el tremendo auge que ha visto el candidato Jair Bolsonaro.

Comentarios