Cartografía Economía y Desarrollo Política y Sociedad América Latina y el Caribe

El impacto de la corrupción en América Latina y Caribe

Descripción del mapa

Uno de los mayores problemas que puede tener un país es el de la corrupción. Distrae una enorme cantidad de recursos públicos, empeora notablemente los servicios del país y deteriora la legitimidad democrática —en el caso de que exista—. Así, el impacto de la corrupción en América Latina y Caribe es enorme.

Según los datos que recoge el Índice de Percepciones de la Corrupción, que elabora cada año Transparencia Internacional, la situación en la región latinoamericana y del Caribe es poco optimista. Salvo un grupo reducido de países, como es el caso de Uruguay, Chile o Costa Rica, la situación en el resto de países no invita a pensar que sus sistemas y quienes participan en él lo hagan de una forma limpia y responsable.

No pensemos ni mucho menos que esto es una cuestión sencilla de resolver. La corrupción, como otros muchos asuntos que afectan a los países, es un fenómeno complejo y a menudo arraigado en el sistema del que mucha gente participa en mayor o menor medida. Además, también abarca multitud de cuestiones: desde la distracción a gran escala de dinero o recursos públicos hasta pequeños impagos de impuestos, favoritismos en el sector público y un largo etcétera. Y a menudo converge con otras cuestiones de enorme importancia, como la delincuencia o grupos de crimen organizado, caso de las maras o los carteles mexicanos.

9 comentarios

  1. Este artículo es realmente de mala calidad, y una lástima que El Orden Mundial genere este tipo de informes, cuando la gran mayoría son muy buenos. Voy a la cuestión: lo que se toma de base para hacer el artículo es una encuesta de “percepción” de la corrupción. Es decir, cuánto creen en cada país que incide la corrupción. Pero eso no es el impacto real. Es cierto que el discurso sobre la importancia de la corrupción está mucho más arraigado en estos países que en otros: significa eso que la corrupción es mayor? Está claro que no, al menos no necesariamente. Por eso, desde el título del artículo la nota está mal: no se trata del impacto, solo de cómo se percibe el problema en estos países. Cuando el discurso de que todos los problemas del subdesarrollo en realidad corresponden a la corrupción ( y no a las relaciones con los otros países, los términos de intercambio, las dificultades para industrializarse, etc.), el tema no es menor, porque el artículo toma así posición a favor de esta postura, sin siquiera ponerla en debate

    • Hola, Darío. No se trata de un artículo. Es una infografía con una breve contextualización, como todas las existentes en nuestra Cartoteca.

      Un saludo.

  2. Buenas. Uruguay es un paraíso fiscal y Chile esta en el top 10 de países mas desiguales del mundo. Cerrar la noción de honestidad solo a las percepciones me parece un error. Que honesto es un sistema que permite lavar plata con guita no declarada y otro que concentra la riqueza en el top 1%?
    Simplemente con ánimos de debatir. Saludos.

    • No hable de lo que no sabe, no se puede tener la categoría de país inversor, se voto la ley anti lavado, la bancarización es para blanquear las operaciones, BPS triangula con la DGI.

  3. ¿Cuál es la metodología que usan para poner un número a los países involucrados?

  4. LA INFORMACIÓN ES SESGADA….COLOMBIA TENDRÍA QUE ESTAR ENTRE LOS TRES PAÍSES MAS CORRUPTOS DE LA REGIÓN.
    .

  5. eBuenos dias en realidad en base a una supuesta perceptcion de personas posiblemente interesados en subir a un determinado puesto en el gobierno todo le parece mal en los que estan gobernando, por lo tanto esa infografia no tiene una respuesta logica a un estudio real

  6. Este mapa en cuestión muestra, dicen, la corrupción en América Latina. ¿En serio?
    Bueno, si uno lee la nota que lo contextualiza ve que los datos están tomados de un Instituto para la Transparencia Internacional y que reflejan: “la percepción de la corrupción”. O sea que van y le preguntan a un residente del país: “Oiga; ¿cree usted que su país es corrupto?” En base a esa “creencia” se construye la estadística presentada. Por supuesto que es un poco peor. Porque hay un sesgo en los entrevistados, mayoritariamente empresarios, y en la pregunta, porque se enfoca en la corrupción de los sectores públicos. Sin mencionar que las categorías son arbitrarias y ligadas siempre a percepciones, anécdotas (¿pagó alguna vez un soborno en un escuela pública? ¿Sí? “Corrupción en el sistema educativo”), rumores o simples prejuicios auto confirmados.
    El autor del texto que acompaña al mapa lo sabe y, por formación profesional, lo dice en el primer o segundo párrafo (justo después de explicarnos lo malo que es ser corrupto). A continuación, y en una operación semántica simple pero efectiva, sigue hablando de corrupción y trata a sus datos como índices de corrupción en lugar de lo que son índices de percepción.
    Pongamos que quisiera saber cuáles son las cifras de salud y enfermedad en América Latina. Entonces, en lugar de comprobar los datos de los hospitales y centros médicos, pregunto a los habitantes ¿Cómo se siente usted?, y hago la pregunta sobre todo entre hipocondríacos o pacientes en la sala de espera… Una vez que obtuve los datos lo que tengo es la “percepción de salud/enfermedad”. ¿Puedo decir entonces que la salud/enfermedad es así o asá en América Latina? De ningún modo ¿verdad? Si lo hiciera, claro, estoy mintiendo.
    Justo como lo hace este mapa de EOM.

  7. Los datos con los cuales construyen su informe los consiguen de representaciones locales; es la versión del analista en cada país, de cómo lo percibe, lo cual tiene que ver con el conjunto de valores culturales y políticos que afectan su juicio; la intención es buena pero en la realidad convierten la oportunidad de contar con una herramienta para la gestión gubernamental en un instrumento de uso político muy sectario; lastima