Países y organizaciones que financian la OMS

Cartografía Política y Sociedad Mundo

¿Quién financia la OMS?

Descripción del gráfico

Tras anunciar en abril que suspendía la financiación de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Donald Trump puso fin de manera definitiva un mes más tarde a la relación de su país con la máxima institución a nivel global en materia sanitaria. Trump culpa a la organización de “ignorar sus obligaciones de informar” sobre el virus, y tras constatar que su gran desembolso económico en la OMS no revertía en una mayor influencia, cortó relaciones sin miramientos.

El movimiento, no cabe duda, es un gran golpe para la organización, más aún teniendo en cuenta que Estados Unidos fue el principal suministrador a su último presupuesto: 893 millones de dólares, el 16% del total. Pero el problema viene de atrás. Cuando Tedros Adhanom llegó a la dirección de la OMS en 2017, prometió un cambio “en la forma en que [la OMS] genera recursos para diversificar nuestra base de financiación y hacernos menos dependientes de un puñado de donantes importantes”. Estaba haciendo referencia, en concreto, a las cuotas obligatorias que los Estados miembros de la institución deben aportar en función de su población y riqueza, que en el bienio de 1998-1999 suponían el 53% de los ingresos y en el de 2018-2019 tan solo el 16%.

Pero los Estados miembros no están por la labor, y solo han aceptado un aumento del 3%, lejos del 10% que pedía la OMS. De esta forma, la actividad de la organización sanitaria sigue dependiendo en gran medida de las donaciones voluntarias, que en su último presupuesto significaron el 76% del total, lo que dificulta la distribución con antelación del dinero, la actividad e incluso la independencia de la OMS. De hecho, entre los quince mayores contribuidores al último presupuesto de la organización, figuran organizaciones privadas o público-privadas como la Fundación Bill y Melinda Gates, la Alianza GAVI, Rotary International o Philantropic Trust y organismos internacionales como la ONU, el Banco Mundial o la Comisión Europea, todos ellos donantes voluntarios.

Se alquila Organización Mundial de la Salud: China, EE. UU. y la politización de la salud

Comentarios