En el foco Geopolítica Mundo

Se alquila Organización Mundial de la Salud: China, EE. UU. y la politización de la salud

Se alquila Organización Mundial de la Salud: China, EE. UU. y la politización de la salud
Fuente: elaboración propia.

Nunca antes la OMS había atraído tantas miradas como en estos momentos. La pandemia de coronavirus ha situado a esta organización en el centro del debate, y su equidistancia entre la coordinación técnica y el posicionamiento político está pasando factura a su legitimidad. Además, su presupuesto es cada vez más dependiente de donaciones, y China y Estados Unidos pugnan por sacar partido de ello.

Cuando Donald Trump anunció el pasado 14 de abril que suspendía la financiación de Estados Unidos a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el presidente estadounidense estaba sirviéndose de una de las grandes debilidades de la máxima institución sanitaria del mundo: la volatilidad de sus finanzas. El presupuesto de la OMS para el bienio 2018-2019 fue de algo más de 6.000 millones de dólares y tres cuartas partes de esos ingresos provinieron de donaciones voluntarias. En comparación, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense dispuso del doble de fondos solo en 2018.

En ese contexto, la aportación de Estados Unidos supone el 16% de todas las contribuciones y Trump es consciente de que la OMS no puede permitirse perder a tan poderoso socio. De hecho, EE. UU. todavía debe abonar, además, cerca de cien millones de dólares del último bienio. En el lado opuesto del tablero, China ha ido poco a poco ganando terreno, aumentando su influencia sobre la dirección de la organización, a pesar de aportar tan solo el 2% de su presupuesto total.

El estallido de la pandemia ha puesto de manifiesto esos desequilibrios, y Estados Unidos ha decidido contraatacar s...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año