Cartografía Política y Sociedad América Latina y el Caribe

Las protestas en América Latina en 2019

Descripción del mapa

En 2019 se prendió la mecha de la indignación en América Latina: Chile, Ecuador, Bolivia o Haití se echaron a la calle para protestar contra la gestión de sus presidentes; Brasil, Perú y México vieron cómo la tensión social aumentaba a la vez que sus Congresos se enfangaban; y Argentina, Uruguay y Colombia entraron en un periodo electoral que amenazaba la estabilidad de sus respectivos Gobiernos, una amenaza que finalmente se consumó: el kirchnerismo regresó a Argentina, el Frente Amplio perdió el poder después de 15 años al frente del Ejecutivo uruguayo y en Colombia las elecciones municipales confirmaron el declive de la derecha uribista.

En la mayoría de países latinoamericanos las protestas fueron una constante a lo largo del pasado año y, aunque en todas el descontento y la desigualdad actuaron como detonantes, no todas respondieron a las mismas dinámicas. En países como Chile o Ecuador, las manifestaciones nacieron como una forma de lucha contra las élites económicas y las liberalizaciones planteadas; en otros, como en Bolivia o Venezuela, las protestas cuestionaron la legitimidad política de sus líderes; y otros, como Uruguay o Argentina, expresaron su indignación a través de las urnas, consumando el giro hacia la derecha que comenzó a darse varios años atrás.

Los datos de The Armed Conflict Location & Event Data Project (ACLED) permiten identificar los puntos más calientes de América Latina en 2019. En toda la región, desde el pobre Haití hasta el próspero Chile, la desigualdad económica incendió las calles de prácticamente todos los países. Líderes políticos de diversa ideología se han sucedido al frente de los Ejecutivos de la zona prometiendo el fin de la brecha económica, pero tras varias décadas de, en general, un crecimiento económico estable, las desigualdades no se han visto disminuidas y la población estalló para expresar su demanda de garantías sociales y su rechazo a las élites. 

1 comentario