La desaparición del Mar de Aral - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Desaparición del mar de Aral

Cartografía Economía y Desarrollo Asia Central

La desaparición del Mar de Aral

Descripción del mapa

La desaparición del mar de Aral es una de las mayores catástrofes ambientales creadas por el ser humano. La sobrexplotación durante décadas del agua de los dos ríos que lo abastecían, el Sir Daria y el Amu Daria, ha acabado por dejar prácticamente seco uno de los mares interiores más grandes del mundo.

Durante la época de la Unión Soviética, con la idea de desarrollar el árido desierto de Asia Central, se realizaron numerosos trasvases desde los ríos Amu Daria y Sir Daria para abastecer amplias áreas de nuevos regadíos que se generaron en sus proximidades, centradas en el monocultivo de algodón. Este fenómeno marcó el inicio de unos brutales cambios económicos, sociales y ambientales en la zona. El objetivo era convertir las llanuras de Asia Central en el centro mundial algodonero, y para ello se contaba con desecar el mar de Aral o con desviar ríos desde Siberia. El sector del algodón es hoy uno de los motores económicos más importantes de los dos países que se dividieron el mar de Aral tras la descomposición de la URSS: Kazajistán y Uzbekistán.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Aral, el mar que nunca existió

Ninguno de los dos países ha hecho lo suficiente por salvar al mar de Aral, y el algodón es ahora un recurso del que depende buena parte de su economía. Así, en 1960 este mar ocupaba una superficie de 68.000 km², siendo la cuarta mayor masa de agua interior del mundo, pero para 2007 el mar se había partido en dos, con una superficie cada una de unos 3.500 km². La elevada salinidad de las aguas restantes ha acabado con la riqueza del mar, y el antiguo lecho se ha convertido en un desierto salino con tormentas de sal que tanto salinizan los cultivos como las reservas de agua, y generan multitud de problemas y enfermedades respiratorias a los habitantes de la antigua cuenca del mar.

La geopolítica regional, donde el agua es un bien escaso y estratégico, ayuda a entender estas dinámicas. Kazajistán, para salvar la parte norte del mar, que caía íntegramente en su territorio, construyó una presa en agua salada que permitió reducir la salinidad y recuperar parte del nivel del agua, salvar la biodiversidad y la industria pesquera de la ciudad de Aral, pero solo en una pequeña fracción del antiguo mar, que ahora es llamado Pequeño Aral. Sin embargo, el Gobierno de Uzbekistán no ha tomado casi medidas para salvar el mar, ya que la mayoría étnica uzbeka del país depende económicamente de la producción de algodón, y la población que vive en las zonas afectadas por los vientos salinos, Karakalpakstán, y dependía económicamente del mar de Aral, pertenece a la minoría karakalpaka, por lo que no han sido una prioridad para el Gobierno.

La geopolítica de Asia Central

Artículos relacionados

Comentarios