Descomposición Unión Soviética URSS

Cartografía Geopolítica Asia Central Europa

La descomposición de la Unión Soviética

Descripción del mapa

Entre los años 1990 y 1991, la Unión Soviética desapareció. Lo que hasta ese momento era la URSS mutó en quince repúblicas, de las que solo una, Rusia, es considerada su sucesora legal. La mayoría de ellas sigue hoy bajo la órbita de Moscú, y solo las repúblicas bálticas han acabado ingresando en la OTAN y la Unión Europea.

Aunque el germen de la URSS se planta en el contexto de la Primera Guerra Mundial y la Revolución rusa —y especialmente con la Revolución de Octubre o bolchevique de 1917—, no será hasta 1922, ya en plena guerra civil rusa, cuando nazca la Unión de República Socialistas Soviéticas al federarse los territorios soviéticos de Rusia, Bielorrusia, Ucrania y Transcaucasia —hoy Georgia, Armenia y Azerbaiyán—, que hasta ese momento habían funcionado de manera más o menos independiente. Sin embargo esos primeros años de vida de la Unión Soviética fueron tremendamente complicados al estar marcados por la guerra, las crisis económicas, las hambrunas y el reordenamiento político y social que propugnaba el nuevo régimen. Su consolidación como potencia llegaría más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1939 la Unión Soviética no tenía la capacidad económica y militar que otras potencias europeas, como Alemania o el Reino Unido, sí poseían, pero apenas seis años después, en 1945, la URSS se había convertido en un poder indiscutible a nivel continental y global. Aunque en varios momentos estuvo cerca de perder el pulso con la Alemania nazi, su capacidad industrial, la enorme superioridad demográfica y las ayudas militares recibidas desde Estados Unidos hicieron posible que los soviéticos acabasen con la mayor parte de la maquinaria de guerra alemana camino de Berlín.

Así, y todavía bajo el mando de Stalin, la Unión Soviética fue un país fundamental para gestar el orden internacional que en buena medida vivimos hoy. Los soviéticos estuvieron presentes en conferencias cruciales, como la de Bretton Woods en 1944 o la de San Francisco al año siguiente, que vio nacer las Naciones Unidas. Consciente de la importancia de tener una posición influyente en ese nuevo orden internacional, la URSS, como ganador de la contienda, se aseguró de estar al mismo nivel que otros vencedores en organismos como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde formaba parte de los cinco países con derecho a veto.

¿Por qué hay cinco países con veto y asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU?

En ese momento quedó patente que los soviéticos se habían convertido en una superpotencia junto con Estados Unidos, y poco tiempo después comenzaría la Guerra Fría. La Unión Soviética desarrolló su propio espacio de influencia, especialmente en Europa del este a través del Pacto de Varsovia pero también en Asia, el continente africano o en América Latina. Además, y con la intención de rivalizar de forma equivalente a Estados Unidos, también desarrolló el arma atómica.

Las décadas siguientes fueron una sucesión de golpes de Estado, revoluciones, guerras en terceros países y pulsos por medio mundo en un intento por doblegar al rival. Guerras como la de Corea, Vietnam, la Revolución cubana, las descolonizaciones en Asia y África, el golpe estadounidense en Irán contra Mossadegh o las intervenciones soviéticas en Hungría o Checoslovaquia, estuvieron, entre otras causas, motivadas por esa confrontación entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

La geopolítica de la Guerra Fría

Pero la potencia comunista, como otros tantos países, tenía sus propios problemas internos. El inmovilismo político y la ausencia de reformas llevaron a que, poco a poco, se fuese quedando atrás en la carrera con los estadounidenses. Para cuando Gorbachov llega al poder en 1985, la situación exigía cambios de calado si la URSS quería recuperar el pulso. Es entonces cuando se ponen en marcha profundas reformas orientadas a la liberalización política y económica: la Perestroika y la Glásnost. Sin embargo, estas medidas no resultaron como se preveía en la teoría, y en muchos aspectos generaron la inestabilidad que precisamente pretendían evitar. Si a ello le sumamos factores como la catástrofe nuclear de Chernóbil, la retirada soviética de Afganistán, la caída de los regímenes socialistas en Europa del este, el resurgimiento del nacionalismo en muchos territorios soviéticos y una oposición interna al reformismo de Gorbachov, el camino para la implosión de la URSS estaba más que abonado.

Para 1990 ya había repúblicas que habían salido de la URSS, como era el caso de las bálticas. A pesar de que Gorbachov intenta una refundación del país, otros territorios votan la independencia. Así, durante todo el año 1991 el resto de repúblicas salen de la Unión Soviética como Estados independientes. El 25 de diciembre de aquel año el país deja formalmente de existir. Su testigo a efectos legales lo tomaría Rusia, el país que se consideraba Estado sucesor por ser el más representativo del conjunto soviético en términos históricos, políticos, económicos y demográficos.

El fin de la URSS y el “fin de la historia”

Las consecuencias de aquello fueron negativas en muchos aspectos, ya que las crisis que se venían gestando durante el declive soviético eclosionaron definitivamente con el colapso. La crisis económica fue devastadora: si en 1989 el PIB per cápita soviético había sobrepasado los 20.000$, una década más tarde, en 1999, había caído por debajo de los 7.000$ de media en los territorios que habían sido soviéticos. En 2016 esa riqueza seguía por debajo del máximo soviético. Este descontrol económico fue un momento de enorme desigualdad en el que amplias capas de la población se sumieron en la pobreza mientras una minoría se hizo con empresas y poder político que años después les ha reportado gran influencia en sus respectivos países.

Los conflictos tampoco tardaron en aparecer. El colapso soviético y la posterior crisis llevaron a muchos de los nuevos países a puntos críticos. Rusia quedó muy frágil en su integridad territorial por el práctico derrumbe del Estado, lo que se pudo comprobar con la primera guerra de Chechenia entre 1994 y 1996. Sin embargo, zonas como Transnistria quedarían como Estados independientes de facto mientras en el Cáucaso se sucedían las guerras tanto en Georgia como entre Armenia y Azerbaiyán.

La geopolítica y los conflictos del Cáucaso

4 comentarios

  1. Porqué la separación se dió del ladoás cercano a Europa y no del lado asiático?
    Saludos

  2. Porque Mijaíl Gorbachov que era agente británico del MI6 obedecía a las ordenes del imperialismo estadounidense, su objetivo principal era la eliminación de la URSS del mapamundi, tal como lo lograrno en 1990 y en 1991. Mijaíl Gorbachov impone la Perestroika (reforma liberal) y Glasnost (propaganda anticomunista) para aniquilar a la URSS, y eso fue lo que paso, con el propósito de hacer retornar al capitalismo que ya había sido restaurado en 1956 por los revisionistas traidores al marxismo-leninismo en 1956 como es el caso del agente británico del MI6, Nikita Jrushchov.

  3. Lo que dice Nicolás se ajusta a la verdad; lo que pasa es que eso no llegó al conocimiento general. El año 56 no pudo hacer explotar la URSS, pero aquella experiencia le sirvió a Gorbachov y a sus amos. Recordemos un dato que suele pasar desapercibido: bajo el nombre de PCUS, existían toda la gama de partidos, con nombre o sin él; la burguesía que no fue liquidada en su día se cobijó en el Partido. E incluso muchas veces aparecieron como furibundos partidarios del socialismo para evitar ser descubiertos. De hecho, en el PCUS existían las clases, y la lucha de clases del partido era constante y feroz. Al igual que en 1956, la derecha logró colocar a su hombre en la secretaría general. E inició la liquidación de la URSS. Pero no acabaron de culminarlo. La llegada de Gorbachov y el delincuente borrachín Helsin, fue lo definitivo. Pero gorbachov y Shevardndze, dos agantes de los servicios extrangeros, iniciaron primero la liquidación del partido. Lo que posibilitó que cuando dieron el golpe definitivo, en realidad el partido, que había tenido más de 13 milloners de militantes, y la juventud con 37 millones, dejaron de tener capacidad de reacción. Estaba desmantelado, sin cabezas locales ni regionales, y con el secretario general daldo órdenes an contra del partido. La pasividad trabajada por Gorbachov y todo el aparato de los servicios extranjeros, ya en pleno poder, no reaccionaron a lo que en realidad era un golpe de Estado. La trama estaba muy bien urdida desde la secretaría general. (habría que decier desde Londres y Washington, Govarchov tenía como misión liquidar no sólo la Urss, sino a todos los países socialistas, que fueron cayendo como un domínó al tiempo que el agente Gorvachov visitaba los países a liquidar. Fue a Cuba con el propósito de entregarle la perla del caribe a los yanquis. Pero ahí tocó hueso. El delincuente se dirigió a la Asamblea cubana, dijo lo que quiso para convencer a los mandatarios sobre las bondades del capitalismo, pero les respondieron que ellos habían hecho una revolución y no la iban a dejar caer para contentar al capitalismo. Ya el delincuente Gorbachov y el aparato en sus manos, habían dejado de suministrar ayuda a Cuba, con la intención de ponerla de rodillas. Y auqnue tuvieron que pasarlas canutas, la firmeza del pueblo cubano y sus dirigentes con su revolución, evitó que gorbachov entregara en bandeja de plata la tan deseada por los terroristas del Pentágono, Cuba. Sí logró que el resto del campo socialista, ya podríado como el PCUS, con dirigentes al servicio de los extranjeros, todo fue rodado. Los dirigentes de los países socialistas habían entrado en la dirección del partido con la misma intención que Gorbachov: liquidación general.

    El daño que Gorbachov hizo no se circunscribe sólo a La URSS, sino a toda el mundo. No sé si semejante personaje se sentirá orguloso del triunfo de los explotadores, es posible. Pero la Historia ya lo ha condenado y colocado entre lo peor de la fauna humana. Y tampoco es que sus amos le hayan agradecido la traición. También es esta ocasión, «Roma no paga traidores».

  4. Magnifico extracto, muiy ajustado a lo ocurrido y que no se sabe, Nicolás.

    He llegado hasta aquí para enseñarle a mi hija de 10 años, que el primer hombre puesto en el Espacio fue soviético, y no ruso,como le pone en el test de cultura general en inglés que tenia entre sus manos. Y aunque hablan del sucesor legal de la URSS, como Serbia dijo serlo de Yugoslavia, eso es absolutamente papel mojado. No puede existir un sucesor legal de la URSS, dado que nadie puede subrrogarse en sus derechos y obligaciones, y nada en Rusia recuerda que eso haya sido la URSS, ni tampoco ha exigido que se le devuelva una compensacion económica como pais que más puso economica, social, cultural e infraestructuralmente en el proyecto común. Y como se le pide a Catalunya que debería hacer en caso de lograr independizarse.

    Al respecto de todo esto hay una curiosa literatura que viene a considerar como algo normal las descomposiciones de antiguos estados comunistas, pero que apela al sacrosanto derecho unitario para los paises de índole capitalista.

    Al final resulta que el fin justifica los medios Y eso que siempre se le ha echado en cara eso al mundo «no libre».

    Curiso, sí. muy curioso.

    Avatar
    furibundo aparatchik.