En el foco Geopolítica Asia-Pacífico

Japón ya es una potencia espacial, y ahora quiere volver a serlo en Asia-Pacífico

Japón ya es una potencia espacial, y ahora quiere volver a serlo en Asia-Pacífico
Fuente: elaboración propia.

Desde que Japón se sumara a la carrera espacial a finales de los años sesenta, su avance ha sido imparable. La colaboración entre el sector aeroespacial y su avanzada industria robótica han permitido a Tokio alcanzar logros como el envío del primer astronauta robótico a la Estación Espacial Internacional. Ahora Japón se ha aliado con Estados Unidos y varios países en desarrollo para llevar la exploración del espacio hacia nuevos límites y reforzar su posición en el mundo, amenazada por el desarrollo militar de China y Corea del Norte.

Durante el siglo XIX y la primera mitad del XX, Japón se expandió por Asia, convirtiéndose en un imperio colonial que nada tenía que envidiar a los europeos. Pero no contento con ocupar la península de Corea, partes de la China meridional o Filipinas, Tokio también decidió combatir la presencia de Estados Unidos en el Pacífico. Lo hizo atacando la base naval estadounidense en Pearl Harbor, Hawái, en 1941, en un acto que desencadenó la guerra entre las dos potencias en el marco de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque exitoso, el ataque contra Pearl Harbor fue la sentencia de muerte del Imperio nipón. Menos de cuatro años después, en agosto de 1945, aviones estadounidenses lanzaron sendas bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. El episodio puso fin de manera inmediata al conflicto, con Tokio rindiéndose de manera incondicional ante Washington. Aprovechando la victoria y para asegurarse de que Japón sería un aliado en el futuro, los estadounidenses redactaron una nueva Constitución para el país que restringía severamente sus capacidades defensivas. Y, en 1951, los dos países firmaron un Tratado de Cooperación y Seguridad Mutuas que también prohibía a los...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes