En el foco Geopolítica Europa

Rusia ya piensa en una Bielorrusia sin Lukashenko

Rusia ya piensa en una Bielorrusia sin Lukashenko
Manifestante opositora a Lukashenko en una manifestación en Minsk. Fuente: Jana Shnipelson (Unsplash)

Bielorrusia está viviendo las manifestaciones más grandes de su historia independiente. Huelgas, deserciones y una inusitada unión de la oposición difícilmente se podían imaginar hace apenas unos meses. Aleksandr Lukashenko, el dictador que lleva gobernando el país desde hace 26 años, se mantiene en el poder solo con el apoyo de Rusia, que parece más interesada en aumentar su influencia de cara a una posible transición política que en asegurar la continuidad del líder bielorruso.

Durante las últimas dos semanas se está viviendo en las calles de Bielorrusia un pulso entre partidarios y detractores del dictador Aleksandr Lukashenko, que gobierna la antigua república soviética desde hace 26 años. El 9 de agosto se celebraron unas elecciones presidenciales que ya se anunciaban polémicas. La oposición se había unido para apoyar a una candidata sin experiencia, Svetlana Tijanóvskaya, tras el arresto de sus principales líderes, Víktor Babariko y Serguéi Tijanovski (marido de Svetlana), y la huída al extranjero de Valeri Tsepkalo por miedo a las represalias. Decenas de miles de personas se manifestaron a favor de Tijanóvskaya a escasos días de la votación, demostrando que esta vez Lukashenko pasaría apuros para ser reelegido si las elecciones fueran limpias. Pero una vez más, no lo fueron: Lukashenko recibió oficialmente el 80,23% de los votos, mientras Tijanóvskaya no llegaba al 10%, pese a que las encuestas no oficiales le daban a ella la victoria. El pucherazo fue mayor que en otras ocasiones: no se permitió el acceso de observadores independientes y en algunos colegios la participación fue superior al 100%.

¿Qué está pasando en Bielorrusia?

Los días ante...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes