Porcentaje de niños que son cuidados por los padres, en una guardería o con familiares

Cartografía Política y Sociedad Europa

¿Quién cuida de los niños en la Unión Europea?

Descripción del gráfico

Decidir quién cuida de tus hijos puede ser una elección ante varias opciones o una imposición de las circunstancias. En otras palabras: en muchas ocasiones disponer de tiempo libre para cuidar de tus hijos o tener la posibilidad de acceder a una guardería es una cuestión de condiciones laborales y nivel adquisitivo. No es nada nuevo que la dificultad de conciliar la vida laboral y el cuidado de los más pequeños obliga a muchos progenitores a abandonar su trabajo, especialmente en el caso de las mujeres, y que a veces los abuelos de las criaturas son la única salvación para que los padres puedan conservar su empleo.

Según datos de Eurostat de 2019, casi la mitad (47,1%) de los niños menores de tres años son cuidados exclusivamente por sus padres —o las madres, siendo más específicos— en la Unión Europea, aunque existen importantes diferencias en los Estados miembros. Así, Europa del este es la región donde los progenitores asumen en mayor medida el cuidado de los hijos, con Bulgaria (70% de los niños) a la cabeza. La principal razón es que se trata de países con bajas por maternidad muy generosas, a lo que se suma que son economías donde la mujer no se ha incorporado al mercado laboral al mismo nivel que en Europa occidental. También hay que tener en cuenta la precariedad de los salarios, lo que obliga a muchos padres a asumir el cuidado de sus hijos ante la imposibilidad de contratar un cuidador o acceder a una guardería.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

En cuanto al número de infantes que son cuidados por familiares o cuidadores al menos una hora a la semana, Rumanía, Hungría, Grecia, Eslovenia y Chequia son los que más apuestan por este tipo de cuidado, con alrededor de la mitad de los niños.

En el extremo opuesto se sitúan los casos de Países Bajos, Portugal, Luxemburgo o Dinamarca, países donde los menores de tres años a cargo exclusivamente de sus padres suponen apenas entre una quinta y una cuarta parte del total. En estos países la mayoría de niños están matriculados en una guardería (65% en el caso de los neerlandeses o 66% en el de los daneses, cuando la media europea es del 35%), lo que habla muy bien su sistema de educación infantil o preescolar, la que abarca desde el nacimiento hasta los seis años de la criatura.

¿En qué tipo de hogar viven los hijos?

En Dinamarca, en concreto, el país europeo con más menores de tres años matriculados en algún tipo de centro de educación formal, no existen guarderías privadas, sino que todas son públicas. El municipio en cuestión, a través de los presupuestos del Estado, financia una parte de la cuota de inscripción, por lo que en la práctica la mayoría de padres acuden a estos centros. Por su parte, en Países Bajos la estructura de guarderías sí que descansa sobre un modelo privado, pero el Estado compensa económicamente a los padres y madres trabajadores o estudiantes.

Estos ejemplos vuelven a contrastar con los de Europa del este, donde el papel de la guardería es prácticamente testimonial (un 6% de los niños en República Checa o un 7% en Eslovaquia). Igual de llamativos son los casos de Suecia y Dinamarca, donde el porcentaje de menores de tres años que pasan al menos de una hora a la semana con familiares o cuidadores es del 1% y 3%, respectivamente.

La gestión de la educación infantil en la Unión Europea

Artículos relacionados

Comentarios