El impuesto de sociedades en el mundo - Mapas de El Orden Mundial - EOM
Porcentaje del impuesto de sociedades en la OCDE

Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

El impuesto de sociedades en el mundo

Descripción del gráfico

El impuesto de sociedades grava los beneficios que las personas jurídicas obtienen a través de su actividad mercantil. Así, este impuesto se aplica a empresas, asociaciones y fundaciones con fines comerciales, es decir, a las sociedades mercantiles, pero no a autónomos, que en su lugar deben asumir el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Además, se trata de un gravamen directo, lo que significa que se aplica directamente sobre la renta de las personas y no sobre las transacciones económicas, el consumo o la transmisión de elementos patrimoniales, como por ejemplo sí se hace con el impuesto sobre el valor añadido (IVA).

La existencia del impuesto de sociedades, no obstante, es objeto de debate por parte de los economistas: por un lado están aquellos que defienden su aplicación en tanto que las empresas tienen capacidad legal para contratar y asumir deudas y su actividad debe gravarse; por otro, aquellos que opinan que las sociedades son meros transmisores de renta hacia las personas físicas y es a ellas a las que debe gravarse.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Los tramos del impuesto sobre la renta en el mundo

A pesar de ello, el impuesto de sociedades ocupa un papel muy relevante en la política fiscal de la mayoría de países: en 2017 supuso el 9,3% de todos los beneficios fiscales de los Estados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el 15,5% en América Latina y el Caribe y el 18,6% en África. Además, en términos de producto interior bruto (PIB), el impuesto de sociedades ha pasado de suponer el 2,7% en el 2000 al 3% en el 2016 en 88 países analizados por la OCDE.

En cuanto a los tipos que aplica cada país, según datos recogidos también por la OCDE, Francia es el país que retiene un porcentaje más alto ―un 32,02%―, seguido de México y Portugal ―ambos un 30%―. A la cola se sitúan Irlanda ―un 12,5%―, Hungría ―un 9%― y Suiza ―un 8,5%―.

La (in)deseada renta básica universal

Artículos relacionados

Comentarios