EOM explica

¿Cómo funciona el sistema electoral en Estados Unidos?

¿Cómo funciona el sistema electoral en Estados Unidos?
Fuente: Element5 Digital

Yeison Andrés Ruiz ha preguntado a través de nuestro formulario por el funcionamiento del sistema electoral en Estados Unidos.

A medida que se acercan las elecciones presidenciales en EE. UU. surgen dudas sobre cómo se organizan las elecciones en el país norteamericano. Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de un régimen presidencialista, por lo que se celebran elecciones tanto para escoger las cámaras legislativas como para elegir al presidente. Asimismo, dado que se trata de un sistema federal, tiene varios niveles de gobierno: federal, estatal y local. A continuación se analizarán únicamente las elecciones a nivel federal.

El poder legislativo estadounidense es bicameral, contando con una cámara alta —Senado— y una baja —Cámara de Representantes—. La primera está compuesta por 100 miembros —dos por cada estado de la Unión— que ocupan su cargo durante seis años y son reemplazados de manera rotatoria los años pares: cada dos años se renueva un tercio de los senadores. La Cámara de Representantes cuenta con 435 miembros escogidos cada dos años que se reparten entre cada estado de manera proporcional a su población. Los miembros de ambas instituciones son escogidos por el electorado de forma directa. Además, las elecciones legislativas coinciden o con las del Ejecutivo o con la mitad del mandato de este, por lo que estas últimas se suelen conocer con el nombre de midterms (de ‘mitad de mandato’ en inglés). Por norma general, el sistema electoral más frecuente es la división en distritos electorales que escogen un solo candidato, el más votado.

En cambio, el poder ejecutivo —encarnado en el presidente y el vicepresidente— es escogido mediante elecciones indirectas cada cuatro años. Para llevar a cabo esta votación, se producen diversas etapas en el proceso. Primero se postulan una serie de personalidades de cada partido político para convertirse en el candidato de dicha agrupación a la presidencia. Este es el conocido como proceso de primarias, en que los partidos se sumen en ocasiones con más de un año de antelación respecto a las elecciones. En las primarias se elige al candidato de cada partido que formará parte de la contienda por la Casa Blanca.

Para ampliar: “Sistema electoral”, El Economista

Ejemplo de papeleta para las elecciones generales de 2016 en el estado de Iowa. Se suelen aprovechar los comicios presidenciales para escoger otros cargos públicos, así como un tercio del Senado y el total de la Cámara de Representantes. Fuente: Scott County

Una vez hecho esto y tras los debates presidenciales oportunos, se celebran las elecciones presidenciales siempre el primer martes después del primer lunes de noviembre. Cada votante —que ha de haberse registrado previamente como tal— escoge su candidato favorito entre los que se presentan, pero esto no implica un voto directo para dicho candidato. En su lugar, esto se traduce en la elección de los compromisarios asignados a cada estado en función a su población. Todos los compromisarios de un determinado estado van para el partido más votado en este estado salvo en Maine y Nebraska, donde se reparten de manera proporcional. 

En total, se eligen 538 compromisarios que conforman el Colegio Electoral para expedir sus votos por uno u otro candidato, de los cuales se necesitan 270 votos para hacerse con la presidencia. Cada uno de estos representantes está escogido por los partidos políticos, por lo que el sentido de su voto se conoce de antemano, si bien no existe obligación constitucional de elegir al candidato que se espera y, en ocasiones, se han dado sorpresas cuando el compromisario de un determinado partido no ha votado por su candidato a presidente.

Este sistema de elección indirecta genera un desfase entre los llamados votos electoral y popular. El primero es el depositado por los compromisarios del ya mencionado Colegio Electoral, del que dependerá realmente la elección del presidente. El voto popular, en cambio, es el emitido por la ciudadanía; debido a que la mayor parte de los estados otorgan todos los compromisarios al candidato más votado y no los reparten de forma proporcional, la elección del voto popular no tiene por qué coincidir con el candidato vencedor. Esto ocurrió, por ejemplo, en las elecciones de 2016, en que Donald Trump ganó el voto electoral y fue elegido presidente pese a recibir menor respaldo de los votantes que su adversaria, Hillary Clinton.

No obstante, cabe destacar que este sistema de votación se remonta al siglo XVIII, momento en que los estados querían preservar su independencia y su poder dentro de la federación, por lo que optaron por un sistema que no perjudicase tanto a los estados pequeños.

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios