¿Qué es un armisticio y por qué han dejado de usarse? - El Orden Mundial - EOM
EOM explica Geopolítica Mundo

¿Qué es un armisticio y por qué han dejado de usarse?

¿Qué es un armisticio y por qué han dejado de usarse?
Día del Armisticio en París, 11 de noviembre de 1918. Fuente: Thomas Cizauskas

Un armisticio es un acuerdo transitorio por el que las partes en conflicto acuerdan detener las hostilidades. No tiene por qué significar el fin de una guerra, sino que puede dar paso a las negociaciones para la paz definitiva. Los armisticios pueden ser generales, que suspenden las hostilidades en todos los frentes, o locales, que se aplican solo entre ciertas facciones de los ejércitos enfrentados o en unos determinados sectores. Esta figura ha ido perdiendo protagonismo desde la Guerra Fría a favor de otras herramientas parecidas.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

De acuerdo con la Convención de La Haya de 1899, relativa a las leyes de la guerra, un armisticio no supone el fin del conflicto, que solo terminará cuando se alcance la paz oficial y se haya dado una resolución a sus causas. Este tratado también determina que las condiciones del armisticio han de ser establecidas formalmente entre las partes y notificadas en un plazo adecuado. Si un contendiente rompe el armisticio, el resto tiene derecho a denunciarlo y, potencialmente, a retomar las ofensivas advirtiendo al adversario en un plazo razonable. 

No es lo mismo que alto el fuego, tregua o rendición

Son habituales las confusiones entre “tregua”, “alto el fuego”, “armisticio” y otros términos parecidos. Incluso los propios académicos y las resoluciones de la ONU a veces usan esos tres como sinónimos intercambiables. Sin embargo, hay ciertas diferencias entre ellos. El tratado de paz consiste en un acuerdo entre los contendientes para poner fin oficial a la contienda. La tregua es una pausa transitoria de los actos armados para, por ejemplo, evacuar a los heridos, y puede ser impuesta por la ONU en contra de la voluntad de las partes. El alto el fuego, por otro lado, supone que una o varias partes detengan los combates a consecuencia de una tregua, un armisticio o un tratado de paz. El armisticio también difiere de la rendición, por la que un ejército renuncia a seguir luchando.

Los armisticios han evitado que grandes guerras hayan sido más catastróficas. El de Compiègne, que los aliados de la Primera Guerra Mundial firmaron en un vagón de ferrocarril el 11 de noviembre de 1918, puso fin a las hostilidades contra el Imperio alemán. Francia o el Reino Unido aún conmemoran en esa fecha el Día del Armisticio, también llamado Día del Recuerdo o Día de los Veteranos. Pese a que el acto terminó la guerra en el frente occidental, el conflicto continuó oficialmente hasta la firma del Tratado de Versalles en junio de 1919. Otro armisticio célebre fue el de 1953, que detuvo los combates en Corea separando al norte y al sur del país por el paralelo 38 pero que no implicó un acuerdo de paz. Desde entonces, las dos Coreas siguen técnicamente en guerra.

El armisticio, una figura en desuso

Con el cambio en la naturaleza de los conflictos, donde cada vez son más habituales la participación de actores no estatales y las guerras congeladas, la figura del armisticio empezó a quedar en desuso y ya apenas se emplea. La ONU, fundada en 1945 para promover la paz internacional, ha preferido potenciar otras herramientas,  como los acuerdos de paz y los altos al fuego. De estos procesos sí hay numerosos ejemplos más recientes, como en la guerra civil de Sudán del Sur, en la guerra del Donbás en Ucrania o entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC.

Para ayudar a resolver conflictos y garantizar la seguridad en el mundo, la ONU ha establecido unas fases de construcción de paz: prevención, mediación, mantenimiento y consolidación. Esta última etapa comienza tras la firma de un armisticio o un tratado. El fin es conseguir que el cese de las hostilidades sea definitivo, además de ayudar a reconstruir el territorio y la sociedad a través de medidas como el refuerzo institucional, la integración de personas vulnerables y excluidas por el conflicto, la organización de elecciones libres, la restauración de infraestructuras o el desarme.

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios