¿Qué es la responsabilidad de proteger (R2P)? - El Orden Mundial - EOM
EOM explica Geopolítica

¿Qué es la responsabilidad de proteger (R2P)?

¿Qué es la responsabilidad de proteger (R2P)?
Fuente: elaboración propia.

La responsabilidad de proteger (R2P) es la doctrina que defiende que los Estados deben garantizar la protección humanitaria incluso a costa de intervenir en los asuntos internos de otro país. La R2P establece que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas puede adoptar las medidas necesarias, incluyendo el uso de la fuerza, para evitar crímenes de guerra o lesa humanidad, agresión o genocidio. Los Gobiernos son los encargados de proteger a su propia población de esos crímenes, pero cuando alguno no puede o no quiere hacerlo el Consejo de Seguridad puede autorizar una intervención internacional sin el consentimiento de ese Gobierno.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

La ONU nació para mantener la paz y la seguridad internacional después de la Segunda Guerra Mundial, pero no pudo detener varias crisis humanitarias en los años noventa. Tras el genocidio de Ruanda en 1994 y las guerras de Yugoslavia (1991-1995), con episodios de violencia étnica, se criticó que la comunidad internacional no hubiera actuado para detenerlas. Para evitar nuevas crisis, los Estados adoptaron la R2P en la Cumbre Mundial de 2005 y fundaron la Oficina de Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Proteger.

Aunque la RP2 está amparada por el derecho internacional, ha sido polémica desde su aparición. Una de las críticas más habituales es que viola el principio de soberanía de los Estados, por el que ninguno puede intervenir en los asuntos internos de otro. Además, la doctrina pretende ser vinculante —es decir, obligatoria—, pero su cumplimiento depende de la voluntad de los Gobiernos.

La gran controversia sobre la R2P llegó con la intervención internacional en Libia de 2011, la primera operación militar amparada por esta doctrina. Con las abstenciones de Rusia y China, el Consejo de Seguridad autorizó que la OTAN actuara contra la dictadura de Muamar el Gadafi. La acción se avaló para proteger a la población libia de la represión del régimen en el contexto de las revueltas árabes. Se establecieron ayudas a los civiles por todos los medios necesarios, entre ellos una zona de exclusión aérea, pero no una ocupación militar.

Sin embargo, la operación se alejó de su objetivo humanitario inicial y terminó contribuyendo a derrocar a Gadafi; desde entonces, Libia vive una guerra civil. La OTAN fue acusada de extralimitarse y de camuflar sus intereses políticos tras la intervención humanitaria. Así, el Consejo de Seguridad había permitido el uso de la fuerza en una operación que incumplió los principios de la R2P. Desde entonces se han vuelto a hacer menciones a la doctrina en otras resoluciones del Consejo, pero no se han autorizado nuevas intervenciones militares internacionales bajo su paraguas.

No en vano, el poder de veto de algunos miembros del Consejo implica que estos deciden en qué países se interviene y en cuáles no, por lo que pueden primar criterios políticos más que humanitarios. De hecho, tras la experiencia de Libia, miembros con veto como Rusia o China se han mostrado contrarios a autorizar el uso de la fuerza en el marco de la R2P. Los abusos en las guerras de Siria y Yemen, o el genocidio rohinyá en Myanmar, demuestran que no se ha logrado proteger a la población de estos países frente a crímenes internacionales.

La ONU ha buscado desmentir lo que considera malentendidos sobre la R2P y reducir los recelos sobre las intervenciones. Una de esas ideas es que la doctrina requiere usar la fuerza, cuando no siempre es así. La R2P prioriza la prevención, y permite responder con mecanismos pacíficos como la negociación, la mediación o el arbitraje, reservando la fuerza como último recurso. Para restaurar la confianza en la doctrina, la ONU afirma que las intervenciones fallidas no deben influir, pero que se debe aprender de los errores y adaptar la respuesta en el futuro.

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios