En el foco Geopolítica África

La Gran Presa del Renacimiento y la lucha por controlar el Nilo

La Gran Presa del Renacimiento y la lucha por controlar el Nilo
Fuente: elaboración propia

Si algo definirá los conflictos del futuro es la pugna por el control de los recursos hídricos. En el caso de África, uno de los puntos más calientes es el Nilo, un río crucial para varios países. Lleva siglos siendo objeto de confrontaciones y, a medida que avanza el calentamiento global, la tensión no hace más que agravarse. Dos Estados han protagonizado este pulso por el agua en la última década, Etiopía y Egipto, y es Etiopía quien va ganando la partida.

Los fracturados cimientos del mundo árabe se desmoronaron en las revueltas de 2011, que resuenan todavía en la región. Pero este terremoto hizo que se movieran arenas geopolíticas mucho más lejanas, muy al sur del Mediterráneo. Remontando el Nilo, la inestabilidad por la que pasaba Egipto en 2011 dio a Etiopía la oportunidad perfecta para iniciar, por fin, un proyecto paralizado durante años: la Gran Presa del Renacimiento (GERD, por sus siglas en inglés).

Esta enorme obra arquitectónica lleva en los planes de los gobernantes etíopes desde mediados del siglo pasado, cuando se realizaron las primeras mediciones. Sin embargo, la inestabilidad interna del país y la firme oposición de Anuar el Sadat, presidente de Egipto entre 1970 y 1981—que llegó a amenazar a Etiopía con llegar a las armas—, y de Hosni Mubarak, su sucesor, impidieron que se llevara a cabo. Mubarak cayó en enero de 2011, coincidiendo también con un momento de debilidad del otro país más implicado en el curso del Nilo, Sudán, que estaba sufriendo la escisión de su región meridional, independizada como Sudán del Sur. Aprovechando la coyuntura, el primer ministro etíope, Meles Zenawi, inició la construcción de la pre...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año