Este mapa es solo para suscriptores. Consigue acceso a toda nuestra cartoteca y mucho más:

Suscríbete por 50€ al año o inicia sesión

Suscripción Cartografía Geopolítica

La geopolítica de las bases militares en el mundo

Descripción del mapa

Las bases militares son un elemento fundamental en la proyección militar de un país, especialmente si estas se sitúan en el extranjero. Las de mayor importancia suelen ser las bases militares terrestres —que permiten un rápido despliegue en la región circundante—, las bases aéreas —que amplían el rango de acción de aviones de combate o transporte— y las bases navales, que ayudan a controlar las rutas marítimas y posibilitan el despliegue de buques de distinto tipo—. La mayoría de ellas se sitúan en puntos estratégicos dentro de la proyección de intereses y las posibilidades reales de cada una de las potencias.

Quien más bases militares tiene fuera de sus fronteras es Estados Unidos. Herederas muchas de ellas de la época de la Guerra Fría, la potencia estadounidense desarrolló una intensa política durante la segunda década del siglo XX de ir colocando bases militares en distintos países del mundo, aliados en su mayoría. Por un lado ofrecían protección política y militar a quien albergaba la base —caso de Japón o Corea del Sur—, mientras que en otros casos su finalidad era, principalmente, extender la proyección geoestratégica de sus intereses, como la base de Diego García, en medio del océano Índico, la de Guantánamo, en Cuba, o las que se sitúan en Oriente Próximo.

Pero Estados Unidos no es la única que ha llevado a cabo esta práctica. Rusia, por ejemplo, ha extendido sus bases militares al llamado «espacio postsoviético» —las antiguas repúblicas de la URSS—; Francia, a sus territorios de ultramar y excolonias africanas —lo que a menudo se conoce como Francáfrica—; Reino Unido, también expotencia colonial, a antiguos territorios bajo su mandato y otras localizaciones de interés para la geopolítica británica. Los recién incorporados a este restringido club son India y China, cuyo despliegue exterior se ha dado sobre todo en este siglo, y todavía tienen una influencia limitada. India es la más modesta de estas potencias asiáticas, ya que su proyección aún se circunscribe a su espacio inmediato, véase el océano Índico y la región centroasiática. China, por el contrario, es algo más ambiciosa —también porque tiene los recursos y capacidades para ello—, y además de a su espacio más cercano se ha extendido a otras localizaciones de enorme valor geoestratégico, como Yibuti.