Cartografía Economía y Desarrollo Europa

El desempleo en la Unión Europea

Descripción del mapa

Las cifras del desempleo en la Unión Europea se han convertido en una herramienta para comprobar las evidentes disparidades que todavía existen entre distintas zonas comunitarias. En buena medida, son un reflejo de las debilidades estructurales que atraviesan algunas de las economías de la Unión. En 2019 los grandes perjudicados siguen siendo los países del sur —Grecia, Italia y España, principalmente—, frente a un centro de Europa que se encuentra cerca de niveles estructurales de desempleo.

Pero esto no siempre fue así. En los años previos a la crisis, los niveles de desempleo eran relativamente similares en Europa. Era una época que la que las grandes potencias de la Unión no estaban en su mejor momento económico y los países del sur experimentaban una etapa de importante crecimiento, en muchos casos apuntalada por burbujas de inversión o de sectores productivos concretos, como le ocurrió a Grecia o a España.

Pero al llegar la crisis, la resiliencia de los modelos productivos se puso a prueba. Las economías más industrializadas y con mayor aporte de valor añadido resistieron mejor el embate —caso de Alemania— mientras los países menos productivos y más dependientes de determinados sectores o de las finanzas públicas se desmoronaron, aumentando rápidamente las cifras de desempleo.

Esa fragilidad también se ha evidenciado en los años de recuperación posterior. Mientras que los países menos impactados por la crisis ya han alcanzado niveles de desempleo iguales o incluso mejores que en los años previos a esta, los países del sur aún no se han recuperado, lo que evidencia que han heredado importantes secuelas que pueden tardar mucho tiempo en sanar.

 

Comentarios