En el foco Política y Sociedad Oriente Próximo y Magreb

La nueva Argelia en la que nada ha cambiado

La nueva Argelia en la que nada ha cambiado
Manifestación en Argelia. Fuente: Pexels

Abdelmadjid Tebún es el nuevo presidente de Argelia tras unas controvertidas elecciones marcadas por el rechazo de la ciudadanía. La renovada apariencia democrática del régimen argelino, sin embargo, no sirve para mitigar el creciente descontento popular. El cisma social y político del país se agudiza ante la ausencia de transformaciones estructurales.

Como si de un homenaje a medio camino entre El Día de la Marmota y El gatopardo se tratara, el régimen argelino ha vuelto a recurrir a una operación cosmética de apariencia democrática para perpetuarse en el poder. Ante el boicot popular de las elecciones, celebradas el pasado doce de diciembre, solo faltaba conocer el nombre de la figura afín al sistema que iba a ser elegida en las urnas. Los cinco candidatos eran viejos conocidos de la era Buteflika, que fue presidente desde 1999 hasta que fuera obligado a dejar el poder en 2019. Finalmente, Abdelmadjid Tebún, fugaz primer ministro en 2017, ha sido proclamado vencedor con un 58% de los votos. 

Los resultados electorales han sido puestos en entredicho por dos razones. En primer lugar, por la abultada ventaja obtenida por el ganador: a pesar de que era considerado como el candidato ideal del Ejército, no partía como favorito. También genera dudas la participación, oficialmente de un 41,14%; a pesar de que la abstención ha sido de récord, la participación ha sido mayor de lo que los detractores del régimen esperaban.  Las sospechas, además, se sustentaban por la ausencia de observadores internacionales. El llamado pouv...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año