En el foco Geopolítica Europa

Kosovo, la última carta de Trump en los Balcanes

Kosovo, la última carta de Trump en los Balcanes
Estatua de Bill Clinton en Pristina como agradecimiento por su apoyo a la independencia de Kosovo. Fuente: Wikimedia

La Administración Trump ha puesto todo el capital político en intentar normalizar las relaciones congeladas entre Serbia y Kosovo. Un acuerdo entre estos dos países supondría el reconocimiento de Kosovo por parte de Serbia y un paso adelante para las ambiciones serbias de entrar en la UE. El contenido del acuerdo, sin embargo, plantea multitud de incertidumbres.

El Gobierno de Trump ha señalado a los Balcanes occidentales como una de sus prioridades de política exterior en el último año. El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, nombró a Mathew Palmer primer enviado especial para los Balcanes occidentales en agosto de 2019, y tan solo mes y medio más tarde Donald Trump nombró también al embajador de EE. UU en Berlín, Richard Grenell, como su primer enviado especial para las negociaciones de paz entre Kosovo y Serbia. Estos dos nombramientos muestran el creciente interés de EE. UU en los Balcanes, un viraje que no es accidental: viene impulsado por la creciente influencia de Rusia, China y Turquía, y por la desconexión de la UE en la región. 

Rusia en los Balcanes Occidentales: un retorno previsible

Un conflicto que se perpetúa

La UE ha facilitado el diálogo entre Kosovo y Serbia en la última década, consiguiendo acuerdos concretos en materia de libertad de circulación o administración de justicia. No obstante, el conflicto entre ambos países permanece estancado desde noviembre de 2018, cuando Kosovo impuso aranceles a las importaciones serbias en respuesta a la política serbia de minar el ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año