EOM explica

¿Existen tratados que regulen la venta de armas?

¿Existen tratados que regulen la venta de armas?
Fuente: Wikimedia.

Escándalos como el de la venta de armamento a Arabia Saudí por parte de España o Francia hicieron surgir un importante debate que hace plantearse cómo funciona el comercio de estos productos a nivel internacional. En este sentido, una lectora ha preguntado a través del formulario de EOM explica si existen tratados que regulen la venta de armas entre Estados y si afectan particularmente a algún país.

La ONU tiene entre sus organismos una Oficina de Asuntos de Desarme, así como multitud de documentos legales que abogan por erradicar el uso de armas particularmente dañinas o crueles, o que afectan de manera indiscriminada a poblaciones enteras. La existencia de tratados sobre armamento se remonta a 1675, año en el que Francia y Alemania firmaron el primer acuerdo para limitar el uso de armas químicas, y en concreto prohibir el uso de balas envenenadas. Este marcaría el camino para muchos otros, aunque el primero sobre tráfico de armamento como tal llegó más de tres siglos después, en 2013, con el Tratado de comercio de armas (TCA)

Este acuerdo regula las premisas bajo las cuales un Estado firmante no podrá vender armas a otro. Estas incluyen no ir en contra de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU o de tratados que el Estado exportador haya ratificado. Tampoco se permite vender armamento en los casos en que se sabe que puede ser utilizado violando el derecho internacional o contra civiles. De la misma forma, los Estados que importen armas deberán proporcionar la información requerida por los exportadores para que puedan asesorar si existe o no riesgo al comerciar con ellos. 

Algunos de los Estados que no han firmado el tratado, o bien que lo han firmado pero no lo han ratificado, son Rusia, Estados Unidos, China, India, Pakistán, Colombia, Israel o Turquía. No es de extrañar que algunos de estos nombres también estén entre los países que más armas exportan o sean sus mayores socios comerciales en este sector. Estos países están muy interesados en que las restricciones para la venta de armas se reduzcan, pero también lo están regiones como Oriente Próximo, que está aumentando su importación de armas drásticamente en los últimos años. 

Diversos países del mundo, especialmente en África, Oriente Próximo y Asia, están sometidos a embargos internacionales de armas. También sufren embargos los grupos yihadistas Dáesh, Al Qaeda y los talibanes.

Por otro lado, también el Consejo de Seguridad puede imponer embargos de armamento para asegurar la paz y la seguridad internacional, tal y como el mismo tratado estipula. Estos pueden aplicarse a Estados al completo, a grupos concretos o, incluso, a particulares. Además, al imponer estas sanciones también se crea un comité directamente dependiente del Consejo que monitorea la situación. 

Hoy en día existen embargos vigentes en zonas especialmente conflictivas, que incluyen Somalia, Irak, la República Democrática del Congo, Sudán, Corea del Norte, Libia, la República Centroafricana, Yemen y Sudán del Sur. También grupos terroristas como Dáesh o Al Qaeda están bajo el punto de mira del Consejo de Seguridad.

Pero no solo el Consejo emite embargos de armas, también lo hacen otros organismos como la Unión Europea, que mantiene estos castigos contra China, Rusia, Siria o Bielorrusia, incluyendo sanciones que no pasarían el veto de los cinco miembros permanentes del máximo órgano decisor de la ONU —Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido—. 

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) también está capacitada para imponer esta prohibición, la cual está vigente en el caso de Nagorno Karabaj, territorio en disputa entre Armenia y Azerbaiyán. Sin embargo, estas restricciones son voluntarias —a diferencia de las impuestas por el Consejo de Seguridad—, por lo que no constriñen a los Estados miembros con la misma fuerza. De hecho, países como Rusia han seguido suministrando armas a los bandos enfrentados en esa región. 

El Tratado de comercio de armas se añade a la amplia gama de instrumentos que el Derecho internacional ha creado para limitar la venta de armas a aquellas regiones en conflicto. Sin embargo, la discrecionalidad con la que permite actuar a sus firmantes y la falta de algunos Estados clave en la venta de armas hacen que su efectividad sea limitada.

Para ampliar: “Guerra y ley: el Derecho internacional humanitario”, Borja Lucas en El Orden Mundial, 2015

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

1 comentario

  1. todavia me acuerdo cuando en los tiempos de felipe gonzalez en una ciudad española se vendian mas armas que supuestamente españa , vendia por un lado las carcasas de bombas que se veian en camiones por las calles y por otro el explosivo , y los componenetes necesarios solo esta ciudad vendia mas que lo que decia vendia españa, eso si desmontado, el montaje de ls bombas no se hacia en españa solo se fabricaba los componentes la españa socialista y pacifista de entonces