En el foco Política y Sociedad Mundo

El terrorismo de extrema derecha ya es una amenaza global

El terrorismo de extrema derecha ya es una amenaza global
Manifestación neonazi en Washington DC. Fuente: Elvert Barnes

No es posible explicar las masacres de Christchurch, Halle, El Paso o Charlottesville de forma aislada. Los terroristas que cometen estos atentados están relacionados entre sí, no solo a través de vínculos ideológicos, sino de referencias explícitas los unos a los otros y conexiones a escala global. La llegada al poder de Donald Trump, la guerra del este de Ucrania e internet juegan un papel crucial en la configuración del terrorismo de extrema derecha.

Esta última década ha sido testigo de un aumento significativo del número de crímenes de odio. Los datos aportados por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea evidencian que la cifra cada vez es mayor en países como Alemania, Reino Unido, Dinamarca o Austria. En Estados Unidos, en la última década el terrorismo supremacista blanco se ha cobrado el 73% del total de víctimas de asesinatos extremistas, en comparación con el 23% atribuibles al yihadismo.

De hecho, el terrorismo de extrema derecha y el yihadista tienen bastantes similitudes: los dos utilizan internet y redes sociales para la organización y la promoción de sus respectivos discursos de odio. Internet sirve como medio para la radicalización de los terroristas de extrema derecha, que acaban por dar el paso a la acción y perpetrar matanzas como la de las dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) en marzo de 2019, o la de la sinagoga de Halle (Alemania) en octubre del mismo año. La estrategia del terrorismo supremacista blanco se basa también en la iniciativa de lobos solitarios repartidos por todo el mundo. Además, la guerra de Ucrania está sirviendo como campo de entrenamiento para estos terrori...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año