En el foco Política y Sociedad América del Norte Europa

Desinformación y los límites de la injerencia rusa

Desinformación y los límites de la injerencia rusa
Fuente: Web personal de Vladímir Putin

El escándalo sobre la manipulación de procesos democráticos desde Rusia parte de premisas reales, pero a menudo se queda en lo especulativo o alimenta teorías conspirativas. Tras la elección de Donald Trump en 2016 y la crisis catalana de 2017, los medios que más claman contra la “posverdad” han recurrido a una cobertura poco rigurosa.

El fantasma de la injerencia rusa recorre el mundo. Izquierda y derecha, conservadores y progresistas, europeos y estadounidenses intentan unirse para exorcizar el espectro de la “posverdad”, las fake news o ‘noticias falsas’ y los agentes encubiertos del Kremlin. Durante el encuentro de Donald Trump y Vladímir Putin en Helsinki en julio, el presidente estadounidense, tras criticar la OTAN y la Unión Europea, mostró más confianza en su homólogo ruso que en los servicios de inteligencia estadounidenses, en lo que parecía una pinza al establishment atlantista.

Para ampliar: “Trump contra la OTAN”, Blas Moreno en El Orden Mundial, 2018

La inesperada elección de Trump se ha interpretado, junto con el brexit, como un caso clamoroso de injerencia rusa en procesos democráticos occidentales. Mediante campañas de manipulación relativamente sencillas, el Kremlin aparentemente ha sumido en el caos al mundo anglosajón. En Europa, los defensores de Putin —ultraderechistas como Marine Le Pen y Matteo Salvini— dirigen partidos capaces de desestabilizar la Unión. Pero las acusaciones de ser adláteres rusos llegan incluso al nuevo presidente de México, el líder laborista británico o el secret...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año