En el foco Política y Sociedad Mundo

El suicidio, una forma de protesta cada vez más extendida

El suicidio, una forma de protesta cada vez más extendida
El monje Thich Quang Duc quemándose a lo bonzo en Vietnam, 1963. Fuente: Malcolm Browne

Durante la guerra de Vietnam, en 1963, el monje budista Thich Quang Duc se suicidó prendiéndose fuego para protestar contra la represión que sufrían los budistas. Poco podía intuirse entonces sobre la repercusión que tendría ese acto en las protestas del futuro. Medio siglo después, el suicidio público, y en concreto la inmolación por fuego, se ha convertido en una técnica de protesta cada vez más común. La desesperación personal y los medios de comunicación han jugado un papel fundamental en su proliferación, con decenas de casos cada año.

Tratar el suicidio en los medios de comunicación nunca ha sido sencillo. La idea generalizada de que hablar sobre ello puede fomentar su imitación, sumado al desconocimiento del tema, ha provocado que la información al respecto sea muy escasa, a pesar de la importancia social del fenómeno. Cerca de 800.000 personas se suicidan cada año en el mundo, siendo esta la tercera causa de muerte de los jóvenes de entre quince y diecinueve años. Además, a todo ello se le suma la dificultad de informar sobre un suicidio en el breve espacio de una noticia, sin restarle gravedad pero evitando romantizarlo para no hacerlo atractivo a otras personas. 

Sin embargo, si hay un tipo de suicidio ampliamente difundido por los medios es el que se produce como protesta política. Estos suicidios normalmente se realizan en público y no como un acto de desesperación personal, sino para pedir cambios sociales. Esta forma extrema de protesta también se diferencia de un ataque suicida en que este último sacrifica el cuerpo del atacante para dañar a otros. Las causas e intenciones, o los posibles trastornos o patologías de las personas que optan por quitarse la vida para protestar no responden a un pat...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes