En el foco Política y Sociedad Mundo

La revolución política tras La casa de papel

La revolución política tras La casa de papel
Imagen del vídeo promocional de La casa de papel 3 | En producción | Netflix. Fuente: Netflix (Youtube)

La serie de Netflix La casa de papel tendrá una tercera y cuarta temporada. En las dos primeras, que suponen principio y fin de la idea original, se despliega todo un ideario político muy marcado por la década de crisis económica en Europa que ha llegado a ser visto con recelo en algunos países por considerarlo demasiado revolucionario.

Que no teman quienes no hayan terminado todavía la serie porque aquí no hay intención de desvelar nada relevante —al menos, nada más que lo que se puede leer en cualquier sinopsis o crítica—. Sin embargo, uno de los atracos más importantes jamás llevado a la pantalla se origina y vive por y para la política.

El plan es sencillo en teoría: entrar en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, atrincherarse el máximo tiempo posible y, durante esos días, imprimir moneda en billetes pequeños para luego escapar con todo ese dinero —cientos o miles de millones de euros, en el mejor caso—. La novedad del golpe no es el hecho de robar, sino a quién se roba, porque la respuesta es que a nadie. Esto es posible gracias a trampear el propio funcionamiento del sistema monetario: al tener los bancos centrales —y, por extensión, el Estado— el monopolio de la emisión y regulación de la moneda, incluyendo la cantidad de esta que hay en el mercado, cualquier intento de reproducción de esa moneda por un particular es un delito de falsificación.

Pero ¿qué ocurre cuando son particulares —en este caso, la banda atracadora— quienes imprimen moneda de curso legal? Más allá del obvio delito, lo cierto e...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año