Política y Sociedad América Latina y el Caribe

Rapa Nui o isla de Pascua, historia de una colonia abandonada

Rapa Nui o isla de Pascua, historia de una colonia abandonada
La isla de Rapa Nui y sus moáis fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. Fuente: Makemake

A pesar de su riqueza cultural, religiosa y artística, la Historia del pueblo rapanui está marcada por la violencia, la ocupación y el desplazamiento de sus tierras. Hoy en día, el término colonia para referirse a la relación entre Rapa Nui y Chile es un tabú para la mayoría de los líderes políticos del país, que no reconocen en su relación con la isla de Pascua un vínculo colonial.

Cada año, miles de turistas aterrizan en la isla de Rapa Nui —también conocida como isla de Pascua— atraídos, sobre todo, por los 887 moáis que hay repartidos en el territorio insular, una reliquia arqueológica con más de 500 años de antigüedad. Solo en 2017 llegaron al aeropuerto de Mataveri 227.000 viajeros, cifras significativas si tenemos en cuenta que la isla —uno de los territorios poblados más aislados del mundo— cuenta con 164 kilómetros cuadrados de superficie y 7.750 residentes oficiales.

El pueblo rapanui tiene su origen en las primeras etnias maoríes pobladoras de la Polinesia, las cuales comenzaron a migrar hacia la isla, ubicada a 3.526 km del continente americano y a 2.075 km de las islas Pitcairn, en una fecha anterior o en torno al siglo XIII. Los rapanuis llamaron a la isla de distintas formas, entre ellas Te pito o te henua —‘ombligo del mundo’—, basada en su concepción como centro espiritual de la Polinesia. El nombre de Rapa Nui —‘isla grande’— fue otorgado por los navegantes que embarcaron en la isla a finales del siglo XIX por las similitudes que encontraban con Rapa Iti —‘isla pequeña’—, ubicada en la Polinesia; posteriormente, los isleños adoptaron este nombre tanto para isla como para su idioma y cultura.

Para ampliar: “Una mirada al abismo maorí”, Inés Lucía en El Orden Mundial, 2017

Los rapanuis gozan de una gran riqueza cultural, religiosa y artística —que se plasma en elementos como los moáis o la escritura rongorongo—, vinculada por lo general al desarrollo preeuropeo de la etnia. Sin embargo, la Historia más reciente de los isleños está marcada por el conflicto y la violencia. A partir del siglo XVIII, la llegada de los navegantes europeos a la isla abre paso a nuevas dinámicas en la zona, consistentes en la ocupación del territorio, el desplazamiento forzado, la esclavización, la explotación y el encierro. Años más tarde, en 1888, el Estado chileno se anexiona el territorio rapanui bajo un régimen de protectorado. No es hasta mediados del siglo XX cuando comenzarían a reconocerse los derechos civiles y políticos de su población.

La isla de Rapa Nui se encuentra a 3.526 km de distancia de la ciudad chilena de Caldera, en la Región de Atacama. Fuente: Josefina Léniz

Hasta el día de hoy, Rapa Nui forma parte del territorio chileno como una comuna dentro de la región administrativa de Valparaíso. Pero el término colonia es una palabra tabú para los poderes políticos chilenos, como también ocurre con la idea del reconocimiento plurinacional del Estado, pese a la diversidad interna de sus pueblos indígenas. La indiferencia por parte del Estado chileno frente a los problemas del pueblo rapanui, además de las diferencias culturales e identitarias, hacen que la población de la isla no haya terminado de reconciliarse con el continente.

La llegada europea al ombligo del mundo

Lo que se conoce del pueblo rapanui hasta el siglo XVIII viene determinado, aparte de por los vestigios arqueológicos encontrados, por las historias y leyendas ancestrales que se divulgaron a lo largo del tiempo como parte de su tradición oral. Antes de la llegada de los europeos, existía en la isla un sistema estamental de tribus gobernadas por un jefe supremo o ariki mau, figura política similar a la de un rey. La historia preeuropea de Rapa Nui se caracteriza por múltiples guerras internas —como la rebelión de los Orejas Cortas frente a los Orejas Largas, de la cual surgió la llamativa tradición del tangata manu u ‘hombre pájaro’— y una crisis ecológica y alimentaria que redujo significativamente la población rapanui entre los siglos XV y XVI.

La ceremonia del tangata manu es una de las más características del pueblo rapanui. Fuente: Icarito

El primer navegante europeo en llegar a Rapa Nui fue el holandés Jakob Roggeveen el 6 de abril de 1722, día de Pascua de Resurrección, motivo por el cual la rebautiza como isla de Pascua. Durante los 80 años que sucedieron a esta expedición, llegaron también marinos españoles, franceses e ingleses, con fines sobre todo comerciales y de investigación. La isla de Pascua se convirtió entonces en un punto de recalada para aquellos que se aventuraban a navegar las rutas entre Oceanía y Sudamérica.

Sin embargo, a comienzos del siglo XIX empieza un período caracterizado por la violencia y la explotación del pueblo rapanui en el cual su población se redujo significativamente. Se calcula que en 1720 había en torno a 3.000 rapanuis en la isla; en 1888, la cifra era de menos de 200. Esto se debe principalmente al comercio de esclavos —entre 1859 y 1863 unos veinte barcos se llevaron a más de 1.500 isleños para venderlos como esclavos en las guaneras peruanas— y la llegada a la zona de epidemias como la tuberculosis, la lepra y la viruela. A este despoblamiento masivo de Rapa Nui se añade la pérdida de ciertas tradiciones y elementos culturales propios de su pueblo, ocasionada en gran parte por el exterminio de la clase sacerdotal isleña y por el proceso de evangelización, llevados a cabo por las misiones católicas que desembarcaron en la isla.

Para ampliar: Sombras sobre Rapa Nui. Alegato de un pueblo olvidado, Hermann Fischer, 2001

La colonización de Rapa Nui

El siglo XIX fue para América Latina un período de construcción nacional, que comienza por los procesos de independencia y continúa con la expansión y dominación territorial de los Estados. En el caso de Chile, la construcción de la nación está marcada por la guerra del Pacífico en las zonas fronterizas con Perú y Bolivia, así como por la ocupación de terrenos indígenas —entre los cuales destaca el proceso de pacificación de la Araucanía, desarrollado en las zonas habitada por los mapuches—, incluida la isla polinesia.

Para ampliar: “La liberación mapuche”, Álex Maroño en El Orden Mundial, 2017

En 1888 Rapa Nui se incorpora a Chile en un proceso impulsado por distintos intereses políticos que llevaron al Gobierno a buscar una posición estratégica en el océano Pacífico, sobre todo para impedir que, en caso de guerra, una nación extranjera ocupase la isla y amenazase a Chile desde ahí. Este proyecto estuvo encabezado por el marino Policarpo Toro, el cual firmó un acuerdo con el entonces ariki Atamu Tekena en el cual este cedía a Chile la soberanía protectora sobre las tierras isleñas con la condición de mantener a los jefes insulares y el estilo de vida de la etnia.

Documento de cesión de soberanía de Rapa nui al Estado chileno. Fuente: Memoria Chilena

A pesar de los acuerdos, con la anexión a Chile la isla pierde su autonomía política y los rapanuis quedan marginados de la gestión política y económica. Al mismo tiempo, su población se somete a un proceso progresivo de cambio cultural forzado en el que se trata de imponer la identidad chilena y la pertenencia a la patria desde los ámbitos educativo, jurídico y religioso y se niegan sus derechos civiles y políticos hasta mediados del siglo siguiente.

Durante este período, el Estado chileno experimentó distintos conflictos políticos internos que le impidieron prestar atención a la administración de la nueva colonia. Por ello, en 1895 decidió entregar la isla —en régimen de alquiler— a la Compañía Explotadora de Isla de Pascua, una empresa ovejera que se instala en el territorio y se apropia de la mayoría de los terrenos para la cría y reproducción de los ganados. A partir de entonces, el rol del Estado se reduce al de un espectador que no interviene directamente; el poder efectivo en la isla lo ejercen los administradores de la compañía.

La ocupación insular por parte de la Compañía Explotadora supuso el desplazamiento forzado de los isleños, concentrados en la ciudad de Hanga Roa —actual capital de la isla y único sector poblado de ella—, para impedir que robaran ovejas o abandonaran el territorio. Esto vino acompañado de un sistema de explotación laboral en el que se obligaba a hombres, mujeres y niños a trabajar en el pastoreo de ovejas y se los sometía a castigos físicos, maltratos y humillaciones constantes.

Durante todo este período hasta la mitad del siglo XX, el pueblo rapanui experimentó el maltrato, la explotación y la privación de sus derechos políticos y sociales de manera sistemática, una situación perpetuada por la Compañía Explotadora, que ejercía el control económico y social de la isla bajo la vista gorda de las autoridades administrativas y políticas chilenas. A principios de siglo se llevaron a cabo una serie de levantamientos ciudadanos, liderados por María Angata Veritahi, para la recuperación de su autonomía y la garantía de unas condiciones de vida dignas, pero las instituciones chilenas hicieron oídos sordos. En 1953, como resultado de las críticas de la comunidad internacional contra Chile que denunciaban las condiciones esclavistas en las que se encontraba el pueblo rapanui, el Gobierno chileno decide cancelar el contrato de arrendamiento con la Compañía Explotadora y ceder la soberanía sobre el territorio a las Fuerzas Armadas.

Para ampliar: “Cuando Chile trató de vender Isla de Pascua a los nazis”, Rocío Montes en El País, 2018

A pesar de que por primera vez en 65 años el control de la isla pasa a estar en manos de una institución estatal, el pueblo rapanui continuó desatendido y siendo objeto de represión violenta. Solo en 1966, con la promulgación de la conocida como Ley Pascua, el Gobierno chileno reconocerá como sujetos de derechos civiles y políticos a los rapanuis y les concederá la nacionalidad chilena y el derecho a voto como consecuencia de los levantamientos de protesta que se dieron en la isla en 1964, que reclamaban libertad de expresión y movimiento y acceso a servicios públicos básicos.

A partir de entonces, se realizaron una serie de reformas en la isla con la intención de garantizar unas mejores condiciones de vida para los isleños, entre ellas la creación de normas para la organización y el funcionamiento de los servicios públicos. En 1966 se constituyó el Consejo de Ancianos de Rapa Nui, compuesto por 36 personas —uno por cada apellido de la isla—, como una expresión social de la búsqueda de representación política, así como de la defensa de la tierra y la identidad de los habitantes de la isla. Cuando en 1973 se instaura en Chile la dictadura militar de Augusto Pinochet, este consejo fue disuelto.

Con la dictadura y en tiempos de Guerra Fría, Rapa Nui pasó a ser considerada un punto estratégico, lo que dio paso a un convenio entre las Fuerzas Armadas chilenas y la NASA para el uso de la isla como puente aéreo y militar. También se puso fin a todas las cooperativas sociales que por entonces se estaban formando en la isla, se suspendieron las funciones municipales y se asignó un gobernador militar. Curiosamente, fue la primera vez que se nombraba gobernador a un miembro de la etnia rapanui, un precedente que aún se conserva.

Hitos principales de la Historia rapanui. Fuente: Josefina Léniz

La rapanuización de Rapa Nui: ¿autonomía o independencia?

Con la llegada de la democracia a Chile durante la década de los noventa, comienzan a desarrollarse en Rapa Nui una serie de reformas dirigidas a la rapanuización de la isla, tanto en sus instituciones públicas como en los procesos políticos. En 1993 se crea, por ejemplo, la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua, constituida en parte por representantes rapanuis elegidos directamente por los habitantes de la isla, entre los cuales se encuentra el presidente del Consejo de Ancianos. Asimismo, en este período comienzan a llevarse a cabo reformas dirigidas a reconocer la participación de los rapanuis en aspectos como el patrimonio cultural y la preservación de los recursos naturales.

Para ampliar: “Hacia el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios”, Pablo Andueza, 2000

Sin embargo, estos reconocimientos no dejan de ser insuficientes para los habitantes de Rapa Nui, que demandan una mayor autonomía política en la toma de decisiones, así como un reconocimiento de sus derechos colectivos sobre las tierras —hoy en día pertenecen en un 70% al régimen fiscal chileno— y su restitución. En 2001 se creó el Parlamento de Rapa Nui, una organización política y social que, pese a no estar reconocida oficialmente por el Estado chileno, está compuesta por miembros de la etnia y se encarga de representarla públicamente.

A estas demandas se añaden aquellas relacionadas con los problemas demográficos, culturales y ecológicos que hoy en día golpean la isla. La población aumenta progresivamente: actualmente viven en Rapa Nui más de 7.750 personas, de las cuales menos de la mitad pertenecen al pueblo rapanui, ya que cada año llegan aproximadamente 250 chilenos y turistas a quedarse a vivir en la isla. Esto genera inquietudes con respecto al aumento de los costes de vida, la preservación de la cultura y el patrimonio rapanui y la crisis ecológica que genera la sobrepoblación del territorio. Frente a esto, los habitantes se han manifestado y han logrado en 2018 una regulación de los permisos de estadía en la isla para todos aquellos que no sean del pueblo rapanui, residentes actuales o investigadores, entre otros.

Rapa Nui se contempla en el imaginario chileno como un pedazo de territorio nacional en medio del Pacífico, sin considerar que en la actualidad la mayoría de los habitantes de la etnia rapanui no se consideran chilenos. Entre los chilenos metropolitanos y los rapanuis existe una brecha cultural e identitaria ligada a la diferencia en sus orígenes e Historia, aparte de la distancia que existe entre ambos territorios, que ha llevado a que en la isla se abra un debate con respecto a su situación política frente al Estado. El decantamiento a favor de una mayor autonomía o de iniciar un proceso legal hacia la independencia será el próximo gran paso que deberá tomar el pueblo rapanui.

Para ampliar: “Los derechos del pueblo rapa nui en Isla de Pascua”, Misión Internacional de Observadores a Rapa Nui, 2011

2 comentarios

  1. Felicidades Victoria por la claridad de lo expuesto!
    Esperemos que pronto nos demos cuenta que podemos vivir bajo un estado moderno y plurinacional.