EOM explica Mundo

¿Qué es la Interpol?

¿Qué es la Interpol?
Logo de Interpol

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) es un organismo internacional de coordinación policial. Con 194 Estados miembros, supera en número de integrantes a Naciones Unidas, que cuenta con 193 países miembros. El origen de la Interpol se remonta a 1914, cuando un grupo de policías y abogados de diversas nacionalidades se juntaron para buscar y detener criminales fugados. En 1923 se creó la Comisión Internacional de Policía Criminal (CICPC), antecesora de la Interpol, con sede en Viena (Austria). Hoy en día la Interpol tiene su sede en Lyon (Francia).

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

La Interpol no tiene el poder de arrestar a ningún ciudadano por sí misma, aunque sí puede, por ejemplo, lanzar una “notificación roja” para solicitar la detención de un individuo bajo la ley nacional del Estado correspondiente. Por tanto, más que una fuerza policial Interpol es una red de fuerzas policiales nacionales. Su objetivo es dar apoyo técnico y operativo y facilitar el intercambio de información sobre delitos y delincuentes entre las policías de los Estados miembros, incluso entre países sin relaciones diplomáticas. Interpol también colabora con otras organizaciones policiales regionales, como la Oficina Europea de Policía (Europol), la Comunidad de Policías de América (Ameripol), la asociación de Jefes de Policía de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Aseanapol) o el Mecanismo Africano para la Cooperación Policial (Afripol).

La Interpol se ha involucrado en numerosos casos de trata de seres humanos, narcotráfico, tráfico de armas, fraude y falsificación, corrupción o terrorismo. Su competencia se extiende a todo tipo de delitos del derecho común. La organización tiene tres líneas de trabajo o “programas criminales”: contraterrorismo, ciberdelitos y crimen organizado y emergente. Los funcionarios de cada categoría trabajan junto a los Estados miembros como apoyo a la investigación, en funciones logísticas o formativas y en operaciones sobre el terreno. Para gestionar estas operaciones, se emplean bancos de información con numerosos datos sensibles, como huellas dactilares, documentación falsificada o robada e incluso identificadores de ADN. 

La estructura organizativa de la Interpol la encabeza la Secretaría General, formada por policías y otros funcionarios —en total, en torno a mil empleados—, que coordina las actividades diarias. La Secretaría tiene las oficinas centrales en Francia y siete oficinas regionales en el resto del mundo, incluyendo una en Singapur dedicada a la investigación, así como representantes en organismos internacionales como la Unión Europea o las Naciones Unidas. 

En cada país miembro, una Oficina Central Nacional se encarga de intermediar entre la cúpula de la Interpol y las autoridades policiales de cada país. Además, la organización cuenta con una Asamblea General que actúa como órgano de gobierno y junta anual de los Estados miembros para la toma de decisiones, bajo la dirección del presidente. El cargo, ahora ocupado por el oficial de policía surcoreano Kim Jong Jang, se ocupa por votación entre los países en la Asamblea. En cuanto al presupuesto de Interpol, la mayor parte proviene de cuotas anuales obligatorias de los Estados miembros, aunque la organización también recibe importantes donaciones privadas de ONG, fundaciones o empresas. 

Al margen de sus objetivos, Interpol tampoco está exenta de controversias. Una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación concluyó en 2012 que los Gobiernos de Irán, Rusia y Túnez habían empleado las notificaciones rojas para perseguir a opositores políticos. Tres años después, la Fundación para el Diálogo Abierto, una ONG europea defensora de los derechos humanos, criticó acciones similares y dijo que Interpol era «una herramienta para el acoso político», señalando principalmente a Rusia.

Avatar

El Orden Mundial

Somos un grupo de jóvenes analistas especializados en distintas áreas de Relaciones Internacionales. Nuestro objetivo: comprender cómo funciona el mundo.

Comentarios