EOM explica Geopolítica Mundo

¿Pueden las tropas de un país estar en territorio de otro país legalmente?

¿Pueden las tropas de un país estar en territorio de otro país legalmente?
Soldados de juguete de plástico verde. Fuente: publicdomainpictures

La internacionalización de los conflictos, la firma de tratados y el intento de asegurar emplazamientos claves para la seguridad nacional de un país hacen que cada vez sean más los ejércitos desplegados por el mundo. Por ello, Rafa nos ha preguntado a través del formulario de EOM explica bajo qué condiciones pueden estar las Fuerzas Armadas de un Estado en territorio extranjero.

La Carta de Naciones Unidas prohíbe el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, lo cual supone un gran límite al despliegue de tropas más allá de las fronteras de cada país. La presencia legal de tropas extranjeras en un país puede darse, fundamentalmente, por tres motivos: a través de la firma de un acuerdo con el Estado huésped, con base en una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y al aplicar la defensa propia contra un ataque previo. Cualquier otra presencia de tropas foráneas en el territorio de un país, ya sea con carácter puntual o regular, es ilegal ante el derecho internacional.

El establecimiento amistoso de militares en un país distinto al suyo exige que el país receptor consienta esa presencia extraña, ya sea mediante su petición o aceptación expresa, o a través de un acuerdo formal de cooperación o alianza militar. Ese acuerdo también regula los derechos que tiene el Estado que envía las tropas: si sus militares tendrán libertad total, si ostentará la soberanía sobre las instalaciones militares que controla o si está limitado por el país que acoge dichas tropas. Si el país huésped decidiera retirar su permiso, podría incluso hacer uso de la fuerza para expulsar a los militares extranjeros en caso de que estos no abandonaran el país, como ocurrió en Birmania en 1953 con más de 12.000 soldados de la China nacionalista. Ejemplos de establecimiento amistoso de tropas en el extranjero son los acuerdos entre Estados Unidos y países como España, Francia, Canadá o Australia, entre otros, que acogen tropas estadounidenses en su territorio.

Para ampliar: “La geopolítica de las bases militares en el mundo”, El Orden Mundial, 2019

Además del permiso explícito del país huésped, pueden existir otros requisitos al despliegue amistoso de contingentes militares en un país extranjero. Por ejemplo, la Organización para el Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar compuesta por países postsoviéticos y liderada por Rusia, impone a sus miembros contar con el beneplácito del resto de Estados integrantes de la OTSC antes de aceptar tropas extranjeras en su territorio. 

Las naciones que más militares tienen desplegadas en el extranjero como porcentaje de sus tropas totales son Estados Unidos, Turquía, Francia y Reino Unido (2016). Fuente: Statista

Sin embargo, aunque un Estado rechace la presencia de militares extranjeros en su territorio, también pueden darse situaciones en que la intervención extranjera esté justificada por el derecho internacional, como son los casos amparados por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. El Consejo de Seguridad, órgano garante de la paz internacional, puede optar por esta medida con el objetivo de garantizar la seguridad colectiva como respuesta a alguna vulneración de la paz internacional, como el ataque injustificado de un país contra otro; también para proteger a la población civil o para llevar a cabo misiones humanitarias. Un ejemplo de misión amparada por la ONU es la que se aprobó para mantener la seguridad y la estabilidad política en Afganistán tras la invasión estadounidense de 2001. En un primer momento, las tropas internacionales se integraron en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés); tras la disolución de esta en 2014, la misión fue heredada por la OTAN, que mantiene a día de hoy su presencia militar en el país.

Por último, cabe la posibilidad de que haya tropas en el territorio de un país extranjero sin el acuerdo de ese país ni el amparo del Consejo de Seguridad, pero con base en el principio de la defensa propia. Este principio incluye desde respuestas a ataques de un Estado hacia otro hasta la llamada “defensa preventiva”: actuar de forma preventiva ante amenazas, ya sea contra un país o un actor no estatal, como un grupo terrorista. Es por ello que la justificación con base en la defensa propia ha sido duramente criticada y se ha llegado incluso a considerar directamente ilegal. Por ejemplo, la invasión de Estados Unidos contra Irak en 2003, que el Gobierno de Bush encuadró en el marco de la guerra preventiva elaborado bajo su presidencia, fue considerada ilegal por gran parte de la comunidad internacional.

Para ampliar:“Cómo se forma el Consejo de Seguridad de la ONU”, El Orden Mundial, 2019

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios