EOM explica

¿Por qué las capitales de algunos estados de EE. UU. no son las ciudades más importantes?

¿Por qué las capitales de algunos estados de EE. UU. no son las ciudades más importantes?
Fuente: John-Mark Smith (Pexels)

@ruu_98 nos ha enviado a través de Instagram una pregunta bastante curiosa pero que tiene mucho sentido: “No entiendo muy bien por qué las capitales de los estados de EE.UU. no son las ciudades más importantes”.

Si observamos un mapa de Estados Unidos, existe una disonancia llamativa: ciudades muy conocidas o que tienen un peso económico importante, como Nueva York, Los Ángeles, Chicago o Miami, tienen un peso político mínimo, al menos en cuanto a alojar poder político se refiere. Y es que en este país norteamericano es bastante infrecuente que la capital de cada uno de los estados coincida con la ciudad más importante del territorio, algo que sí es habitual en la mayoría de países del mundo. Pero esto, no pensemos, tiene su sentido.

En los Estados Unidos existen dos razones principales por las que la ciudad más importante de cada estado no es la misma que su capital: la primera es que las capitales se establecieron entre los siglos XVIII y XIX, cuando entonces sí eran ciudades importantes o tenían algún tipo de relevancia concreta, como estar en el cruce de dos ríos navegables o en un nudo de ferrocarril, por ejemplo. Sin embargo, con el tiempo otra ciudad les acabaría adelantando en peso poblacional o económico por distintas razones, pero la capital del estado no se llegó a mudar. Es lo que ocurre por ejemplo en California, cuya capital es la ciudad de Sacramento —de enorme importancia en la época de la fiebre del oro— pero que con el tiempo languideció en favor de ciudades como Los Ángeles, San Francisco o San Diego, en la costa del Pacífico.

La segunda razón de peso tiene que ver con la representatividad política, ya que Estados Unidos es un país bastante meticuloso con esa cuestión, herencia de su independencia en tiempos de la Ilustración y de los preceptos que se manejaban en la época, desde la división de poderes al republicanismo. Así, muchas de las capitales de Estados Unidos buscan —o buscaban en su día— ser accesibles desde todo el territorio al que representaban y que los ciudadanos tardasen un tiempo parecido en poder llegar a ellas. Con ello buscaban evitar que determinadas zonas del estado se sintiesen abandonadas o que se privilegiase el acceso a una urbe concreta solo por tener mayor peso. Este es el caso del estado de Nueva York, cuya capital no es la ciudad homónima sino Albany —situada en el cruce norte-sur y este-oeste más importante de la región

Esta lógica se ha llegado a dar incluso a nivel nacional. Aunque durante la Guerra de Independencia de Estados Unidos la capital estuvo en distintas ciudades —allí donde se reunía el Congreso—, desde Filadelfia a Nueva York, pasando por Boston o Baltimore, en su Constitución quedó clara la intención de que la futura capital estaría enclavada en un distrito especial, fuera de la jurisdicción de los estados federados. Esta idea es lo que hoy conocemos como el Distrito de Columbia o la ciudad de Washington, creada de la nada entre finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Aunque esto de construir la capital de la nada en vez de establecerla en una ciudad ya existente no es algo exclusivo de los estadounidenses. También ha ocurrido con las fundaciones de Brasilia (Brasil), Canberra (Australia), Abuja (Nigeria) o Islamabad (Pakistán).

En EOM explica respondemos a las preguntas que nuestros lectores nos hacen. Queremos seguir fomentando la divulgación internacional y ayudaros a comprender un poco mejor cómo funciona el mundo. Si tienes alguna pregunta sobre temas internacionales no dudes en mandárnosla a través de este formulario.

Comentarios