Importancia de la religión para jóvenes y mayores

Cartografía Cultura Política y Sociedad Mundo

La importancia de la religión para jóvenes y mayores

Descripción del gráfico

Los jóvenes de todo el mundo acuden menos a misa, creen menos en Dios y consideran en menor medida que la religión es algo importante en comparación con sus mayores. Según un estudio del Pew Research Center llevado a cabo en más de 100 países entre 2008 y 2017, hasta en 46 naciones las personas de entre 18 y 39 años son menos propensas a decir que la religión es “muy importante” en sus vidas que los adultos de más edad. Por el contrario, tan solo en dos países, Ghana y Georgia, son los jóvenes más religiosos que los mayores, mientras que en otros 58 Estados apenas hay diferencias entre ambos grupos poblacionales.

Polonia es, con una diferencia de 23 puntos porcentuales, el país en el que la brecha generacional es más evidente. No es una casualidad: la poderosa Iglesia polaca jugó un papel determinante en la conservación de la identidad nacional durante la ocupación soviética. Para muchos mayores es el referente moral del país, y basan sus tradiciones en sus preceptos. Sin embargo, las nuevas generaciones que no vivieron la época comunista están cada vez más alejadas de la Iglesia católica, fruto de sus polémicas posturas en cuestiones como el aborto o los derechos LGTBI, la pederastia y su connivencia con el partido que ocupa el poder, el PiS.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Aunque las diferencias varían considerablemente entre el más de centenar de países encuestados, la media nacional refleja que el 51% de los adultos jóvenes considera la religión como algo muy importante, frente al 57% de los mayores de 39 años. Algunas teorías apuntan a que la causa de esta brecha puede ser el hecho de que, a medida que las personas se hacen mayores y se acercan al momento de su propia muerte, tienden a afianzar sus creencias religiosas. Otra explicación es que el desarrollo económico y la mejora de las condiciones de vida apartan a la población de la religión, pues afrontan menos ansiedad y problemas existenciales.

Sin embargo, sería un error asumir que la religiosidad está en declive en el mundo. De hecho, aquellos países en los que la diferencia es más amplia entre jóvenes y mayores se enfrentan al estancamiento demográfico, mientras que, por el contrario, aquellos otros con los índices de religiosidad más alto entre todos sus habitantes están viviendo una explosión demográfica. Es el caso, principalmente, del África subsahariana, donde el 88% de los adultos jóvenes y el 89% de los mayores consideran la religión muy importante.

Las visitas papales desde el Concilio Vaticano II

Artículos relacionados

Comentarios