Consigue acceso a todos nuestros mapas y mucho más:

Suscríbete o inicia sesión
Geopolítica de Libia

Suscripción Cartografía Geopolítica Oriente Próximo y Magreb

La geopolítica de Libia

Descripción del mapa

Libia, hace décadas baluarte del panarabismo y del panafricanismo, ha estado marcada, desde la caída del Coronel Muamar el Gadafi, por una ola de conflictos que han convertido al país en un Estado fallido a orillas del Mediterráneo. Sin embargo, la geopolítica de Libia está marcada desde mucho antes de Gadafi o la colonización italiana por grandes condicionantes ambientales.

El desierto del Sáhara cruza el país y deja, únicamente, una estrecha franja fértil en la costa mediterránea; una franja discontinua, ya que el desierto roza el mar en el golfo de Sidra, partiendo Libia en dos mitades: a occidente queda Tripolitania; a oriente, la Cirenaica. Dos regiones poco pobladas, rodeadas de desierto, con intereses contrapuestos y con escasa capacidad de imponerse la una sobre la otra.

Libia y los 42 años del coronel

El punto en el que el Sáhara toca el Mediterráneo marca también la división del norte de África y del mundo árabe en dos mitades, el poniente o Magreb y el levante o Máshrek. Así Tripolitania se inclina hacia el resto del Magreb mientras que Cirenaica se ve más integrada en las dinámicas de Egipto y el resto de Oriente Próximo.

En el siglo VII a.C. Tripolitania era colonizada por los fenicios y Cirenaica por los griegos; en el VI a.C pasaron a manos, respectivamente, de Cartago y Persia —sustituida después por Egipto, el imperio de Alejandro Magno y el Egipto ptolemaico—. Ambas quedaron integradas en el Imperio romano, pero cuando este se partió en dos volvió a hacerlo por el golfo de Sidra. Solo potencias externas, como los califatos en los primeros compases de expansión del islam o el Imperio otomano, han sido capaces de unir ambos territorios mientras se intentaban extender por el norte de África. Sin embargo, cuando se debilitaban volvía a aparecer la división en el golfo de Sidra.

La historia reciente de este territorio empieza cuando Italia se lo arrebata a los Otomanos en 1912 y forma la colonia de Libia. Tras ser derrotada en la Segunda Guerra Mundial Libia es repartida en tres protectorados: los británicos de Cirenaica y Tripolitania y el francés de Fezán. En 1949 Cirenaica fue el primer territorio en ser descolonizado de África, formando el efímero Emirato de Cirenaica. Con todo, Francia y Reino Unido maniobraron de acuerdo al criterio de Naciones Unidas para mantener Libia unida, lo que llevó a que el emir de Cirenaica fuese proclamado rey de Libia. Tras un golpe de estado en 1969, el tripolitano Coronel Gadafi se hizo con el control del país.

La descolonización de África

Las revueltas árabes de 2011 llevaron al país a una guerra civil que partió Libia en dos: Tripolitania y Fezán permanecieron bajo control de Gadafi, mientras que Cirenaica se sublevó y acabó por ganar la guerra e imponer una democracia al resto de Libia. Sin embargo esta democracia era débil y no pudo contener las diferencias regionales y tribales entre Tripolitania y Cirenaica, que han llevado a una nueva guerra civil que vuelve a enfrentar a las dos regiones y que ha convertido a Libia en un Estado fallido.

A estas dos poderosas regiones costeras hay que sumar el desierto libio al sudeste y Fezán al sudoeste. Poco pobladas, ambas son el hogar de tribus nómadas transfronterizas, como los tuaregs y los tubus. Su carácter transfronterizo ha tenido mucha importancia en el desarrollo de las recientes guerras civiles libias, pero también en exportar la inestabilidad del país al resto del Sáhara y el Sahel.

Libia: tres Gobiernos en desgobierno

Su posición geográfica no solo ayuda a sus tensiones internas, sino que la coloca en el camino entre  África y Oriente Próximo con Europa. Esto ha favorecido que se haya convertido en un paso básico de las rutas migratorias, con  la consiguiente aparición de mafias de trata y tráfico de personas, así como en un lugar donde la esclavitud está muy extendida.

Además de los su posición geográfica, los recursos juegan una pieza clave en el conflicto que vive hoy el país. Extensas reservas de petróleo, las novenas del mundo, y de gas se encuentran bajo el suelo sahariano y añaden un nuevo factor al conflicto actual que ha despertado el interés de terceros países.

Terrorismo e inestabilidad en el Sahel