Cartografía Economía y Desarrollo Mundo

¿Cómo ha cambiado el precio del combustible?

Descripción del gráfico

Las reservas de combustible son unos de los activos geopolíticos más codiciados del mundo. Disponer de unos recursos de hidrocarburos abundantes asegura una posición primordial en el escenario internacional y suponen una fuente de financiación muy potente que ha consolidado regímenes tan inestables como los del golfo Pérsico o incluso Venezuela.

Los combustibles —cualquier material que al ser quemado produce energía, como el petróleo, el etanol o el biodiésel—, son claves para todo tipo de industria y cualquier suceso de relevancia mundial es susceptible de alterar el valor de estos productos en el mercado internacional. Es el caso, por ejemplo, de la crisis económica que se inició en 2008, que disparó el precio de los combustibles hasta máximos históricos. Esta fuerte subida terminó por provocar una sobreproducción que acabó con la intervención de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 2010, la cual disminuyó la producción de barriles para tratar de estabilizar el precio de los mismos. Hicieron falta varios años para revertir la caída del valor del crudo.

En los últimos meses se ha producido un caso parecido con la guerra comercial entre Estados Unidos y China y los síntomas de desaceleración económica que experimentan las potencias mundiales. La proyección de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para los próximos años es que estos eventos vuelvan a provocar un incremento prolongado del precio de los combustibles.

Por otra parte, la inevitable transición energética y ecológica que deben afrontar en un futuro —cada vez más inmediato— todos los países del planeta para cumplir con los acuerdos de París afecta de forma y grado distintos a cada combustible. Por el momento, parece que los Estados más industrializados no se toman muy en serio la lucha contra el cambio climático y que la demanda de petróleo continuará aumentando, incrementado así el precio del crudo. En la dinámica opuesta se encuentran el etanol y el biodiésel, dos biocombustibles que están ganando peso en el mercado por su escasa huella ecológica.

Comentarios