Suscripción Economía y Desarrollo América del Norte Asia-Pacífico

No es solo una guerra comercial

No es solo una guerra comercial
La bandera estadounidense chocando contra la bandera china. Fuente: Wikipedia.

Tras el anuncio que hizo la semana pasada Donald Trump sobre la subida de aranceles a algunos productos chinos, uno tiene la misma sensación que después de ver esos vídeos de concursos de bofetadas —sí, existen—. ¿Qué llevaría a estos individuos a mirarse fijamente y darse de bofetadas? ¿Cuál sería su estrategia? ¿Tendrían algún plan o simplemente golpean cada vez más fuerte hasta que uno caiga? En el caso de Washington y Pekín, ha quedado demostrado que el concurso no ha terminado, y los dos abofeteadores continúan en pie.

En enero de 2018 el presidente de EE. UU. anunciaba su intención de imponer aranceles a las lavadoras y paneles solares, unas palabras que cayeron como un jarro de agua fría sobre los actores internacionales. Desde los aliados tradicionales de Washington a sus competidores más férreos, pasando por entidades como la Organización Mundial del Comercio (OMC), todos se echaron las manos a la cabeza e intentaron encontrar una lógica al movimiento de Trump. No lo consiguieron.

Pese a lo que pueda parecer, no sacar una conclusión clara no implica que no exista una estrategia detrás de cada uno de los golpes comerciales que las dos potencias se están dando. Lo que ...

Apóyanos y suscríbete para tener acceso a todos nuestros análisis, mapas y gráficos y quitar la publicidad de toda la web.

Suscríbete por 50 € al año