Caza de brujas en Europa y guerras de religión

Cartografía Europa

La caza de brujas en Europa entre 1300 y 1850

Descripción del gráfico

Más allá de leyendas y mitos, la caza de brujas en Europa es un fenómeno histórico que se llevó por delante la vida de decenas de miles de personas a lo largo de varios siglos. A pesar de ello, la historia de la caza de brujas en el Viejo Continente no es lineal: entre los años 900 y 1400, las autoridades cristianas se negaron a reconocer la existencia de la brujería. Sin embargo, la prohibición de los juicios no acabó con la creencia popular que culpaba a las brujas de muchos males, entre ellos el mal tiempo. La actitud de los creyentes llevó al papa Alejandro IV a rechazar formalmente los procesamientos por brujería en 1258.

Pero en 1550 la postura de los líderes católicos era totalmente distinta: las brujas estaban en todos lados y había que acabar con ellas para proteger a sus fieles. Años después comenzaría “La Gran Caza”, un periodo que se extendió desde 1560 hasta 1630 y durante el cual se estima que hasta 80.000 personas acusadas de brujería fueron juzgadas y la mitad de ellas ejecutadas. La mayoría de juicios se produjeron en Estrasburgo, en Francia, mientras que países como España, Italia o Portugal trataron de evitarlos.

¿Quieres recibir contenidos como este en tu correo?

Apúntate a nuestro boletín semanal

Con el objetivo de arrojar luz y adivinar las causas de la caza de brujas en Europa, los investigadores Peter T. Leeson and Jacob W. Russ publicaron en 2017 en The Economic Journal el estudio “Witch Trials”. Para su análisis lograron confeccionar una base de datos de más de 43.000 personas juzgadas por brujería en 21 países europeos a lo largo de cinco siglos y medio, concretamente entre 1300 y 1850. Al menos 16.000 de los acusados fueron ejecutados.

La caza de brujas en Europa

Su conclusión es que la caza de brujas fue más intensa en aquellos países en los que la disputa confesional entre católicos y protestantes fue más dura, como Alemania, Inglaterra, Francia o Escocia. Así, el miedo a las brujas fue difundido con el objetivo de fidelizar y atraer a sus defensores a la protección de las iglesias. De la misma manera que en la actualidad los partidos políticos centran sus debates en batallas políticas específicas, como la inmigración o los impuestos, para conseguir el voto de los indecisos, católicos y protestantes azuzaron la brujería para convencer a los creyentes más recelosos durante la Reforma y la Contrarreforma.

De esta forma, “Witch Trials” también desmiente la creencia de que la caza de brujas ocurrió principalmente en países con mal tiempo, la llamada hipótesis del chivo expiatorio. La Pequeña Edad de Hielo tumbó las temperaturas mínimas en Europa y los campesinos atravesaron grandes dificultades para conseguir alimento, lo que aumentó su malestar y necesidad de encontrar un culpable. Como se creía que las brujas eran capaces de controlar el tiempo, la teoría del mal tiempo defiende que estas fueron perseguidas por dicho motivo. Sin embargo, Peter T. Leeson and Jacob W. Russ demostraron que la incidencia de las variaciones de temperatura en la caza de brujas era mínima, así como la de las crisis económicas, otro de los principales argumentos que se han empleado para explicar “La Gran Caza”.

Halloween, de fiesta popular a fiesta del marketing

Artículos relacionados

1 comentario

  1. ¡El artículo está muy bueno! Sin embargo, debería aclarar que la iglesia católica jamás permitió, ni antes ni después de la rebelión protestante, la caza de brujas. La semántica usada aquí evita especificar que fue un fenómeno casi exclusivamente protestante, en sus múltiples vertientes. Es más, los cazadores de brujas eran considerados charlatanes y herejes violentos por la inquisición católica.