En el foco Geopolítica Mundo

Lo que la escasez de Play Station 5 enseña sobre cómo se ha roto la globalización

Lo que la escasez de Play Station 5 enseña sobre cómo se ha roto la globalización
Fuente: elaboración propia.

La escasez global de chips está poniendo en apuros a la industria tecnológica. Ha provocado desabastecimiento, retrasado la salida a venta o hecho subir los precios de productos como ordenadores, la videoconsola PlayStation 5 o el iPhone 12, y ha paralizado la industria del automóvil. El sector de los semiconductores está concentrado en unos pocos países y empresas, por lo que todo apunta a que esta solo es la primera de muchas crisis.

Es casi imposible conseguir la flamante PlayStation 5. Se lanzó el 12 de noviembre y a principios de diciembre ya se había agotado, y se venden en cuestión de horas cuando se reponen. Lo mismo pasa con la videoconsola de la competencia, la nueva Xbox Series X. La frustración por no poder hacerse con una de ellas llegó a desencadenar disturbios en una tienda en Tokyo el pasado enero. 

La culpa la tiene la escasez global de semiconductores, más conocidos como chips, unos componentes imprescindibles para cualquier producto tecnológico. Esta crisis ha hecho subir hasta un 3% el precio de ordenadores o televisores y ha retrasado la salida a la venta de los nuevos smarthpones de Apple y Samsung. Además, ha afectado gravemente al sector automovilístico, que espera dejarse unos 110.000 millones de dólares de beneficios este año. Incapaces de seguir produciendo por la falta de piezas, fabricantes de coches de todo el mundo se han visto obligados a parar su actividad y despedir temporalmente a sus trabajadores. 

Los semiconductores no han dejado de ganar importancia a medida que lo hacía la economía digital. Ahora esta escasez ha revelado hasta qué punto muchas industrias depende...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes