En el foco Geopolítica Oriente Próximo y Magreb

La otra estrategia marroquí: asfixiar la economía de Ceuta y Melilla

La otra estrategia marroquí: asfixiar la economía de Ceuta y Melilla
orteadoras en el paso de Beni Enzar, en la frontera con Melilla. Fuente: AraInfo | Diario Libre d'Aragón (Wikimedia)

El contrabando ha sido durante décadas una importante actividad económica en la frontera de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla con Marruecos, empleando a miles de personas. Sin embargo, el Gobierno marroquí está intentando ponerle fin para potenciar el desarrollo del norte del país y presionar a España.

Las ciudades españolas de Ceuta y Melilla son los únicos territorios no insulares de la Unión Europea en África. Albergan las principales fronteras terrestres entre España y Marruecos, las más protegidas de Europa y entre las más desiguales del mundo en términos económicos. Ceuta y Melilla se convirtieron en frontera comunitaria cuando España se incorporó a la Unión Europea en 1986 y, especialmente, al espacio Schengen en 1991, un régimen que permite la libre circulación de ciudadanos de los países miembros por sus territorios gracias a la abolición de controles fronterizos internos. 

La entrada de España en Schengen reconfiguró la frontera hispano-marroquí, afectando al tránsito de personas y mercancías. Bajo la justificación de la seguridad y el control de la migración y el tráfico ilícito, la UE fue blindando la frontera y, desde entonces, la mayoría de los ciudadanos marroquíes necesitan un visado Schengen para cruzar a las ciudades españolas. Sin embargo, se permite el acceso libre a los marroquíes de las ciudades colindantes de Nador y Tetuán, lo que ha facilitado el contrabando entre ambos lados. Marruecos, que no reconoce la soberanía española sobre Ceuta y Melilla...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes