En el foco Política y Sociedad Europa

La crisis que Alemania no va a poder evitar

La crisis que Alemania no va a poder evitar
Supermercado en Frankfurt. Fuente: photoheuristic.info (Flickr)

Aunque Alemania consiguió esquivar con cierta solvencia la crisis de 2008 y los devastadores efectos que dejó en media Europa, parece que la estrella se le ha acabado. Su economía está entrando en crisis por la guerra comercial, el impacto del brexit puede ser considerable y el tradicional bipartidismo germano está llegando a su fin. Demasiado sobresalto para la locomotora europea.

Los temblores que Angela Merkel comenzó a padecer a finales de junio eran una doble preocupación: primero, por los problemas de salud que podía estar padeciendo, pero también por el poderoso simbolismo que transmitía la imagen. La mujer que ha marcado el rumbo de Alemania —y de la Unión Europea— en buena parte de lo que va de siglo, vista como una mandataria dura e inflexible, se mostraba frágil. Era el final de una época, aunque esto ya lo hubiese avanzado la propia canciller al anunciar que este sería su último mandato, que se extenderá como máximo hasta 2021. En esos mismos meses, la economía alemana ha venido retrocediendo una décima. Si lo hace dos trimestres consecutivos, técnicamente estará en recesión. Y una recesión en la primera economía europea y cuarta del mundo podrá ser muchas cosas, pero desde luego no algo positivo. 

Para ampliar: “El complejo legado de la canciller Merkel”, Inés Lucía en El Orden Mundial, 2019

Ahora, todas las pequeñas grietas que se generaron durante la crisis y que no hicieron una mella sustancial en el sistema económico y político alemán están empezando a convertirse en importantes fracturas. Como ya han demostrado crisis como la gri...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año