En el foco Geopolítica Oriente Próximo y Magreb

Armas made in the Emirates, el despegar de la industria armamentística de Emiratos Árabes

Armas made in the Emirates, el despegar de la industria armamentística de Emiratos Árabes
Fuente: elaboración del autor.

El conglomerado emiratí EDGE, bajo control gubernamental, está entre las mayores compañías exportadoras de armamento del mundo, algo inédito en Oriente Próximo. Emiratos Árabes Unidos busca prestigio, autonomía y diversificar su economía integrando empresas, organizando exhibiciones y colaborando con compañías extranjeras para desarrollar su industria armamentística.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) es uno de los mayores importadores de armas del mundo, solo por detrás de India y Arabia Saudí entre 2012 y 2016, pero también se ha consolidado como el decimoctavo mayor exportador entre 2016-2020, y en ascenso. EAU ha exportado armamento a unos veinticinco países desde 2005, con Egipto, Jordania y Argelia a la cabeza, gracias al desarrollo de una industria militar nacional. Al principio eran ametralladoras o vehículos blindados, pero con los años EAU empezó a producir armamento más complejo, como drones, misiles de defensa aérea, patrulleras, corbetas o vehículos blindados no tripulados, sistemas que además ha podido probar en la guerra de Yemen.

Los avances llegaron a tal punto que en 2019 el conglomerado de defensa emiratí EDGE llegó al puesto veintidós de la lista de mayores empresas armamentistas del mundo. La clasificación, basada en el valor de las exportaciones de cada empresa, la elabora cada año el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri, por sus siglas en inglés), referencia internacional en el estudio del gasto militar. EDGE consiguió así un logro regional sin precedentes, ya que ninguna empresa árabe había estado nunca entre las veinticinco primeras ni había ninguna entre las cien más grandes en 2018.

Una cuestión de prestigio, autonomía y crecimiento económico

Una de las claves que explican el deseo de Emiratos de desarrollar su industria armamentística es la búsqueda de prestigio para reforzar su estatus de potencia regional y ganar influencia diplomática. También pretenden alcanzar la autonomía estratégica, reduciendo la dependencia de las exportaciones de otros países. Así pueden evitarse retrasos y restricciones como las de enero de 2021, cuando Italia bloqueó la venta de armamento a EAU y Arabia Saudí por las preocupaciones humanitarias ligadas a su intervención en la guerra de Yemen, y Estados Unidos le congeló una venta de 23.000 millones de dólares.

Exportaciones armamento Emiratos
Países a los que EAU ha exportado armas entre 2005 y 2020. Fuente: elaboración del autor con datos de Sipri.

Desarrollar una industria militar contribuye además a diversificar y modernizar la economía. Este objetivo lleva años en la agenda del Gobierno emiratí y se ha vuelto más importante tras la caída de precios del petróleo en 2014. La industria armamentística requiere considerables inversiones en I+D y atrae nuevos puestos de trabajo especializado. Emiratos quiere aprovechar esta oportunidad no solo para fomentar el desarrollo industrial a largo plazo, sino también para impulsar una mentalidad emprendedora entre los emiratíes más jóvenes.

EAU ha conseguido edificar este conglomerado integrando compañías armamentistas ya existentes. En 2014, el Gobierno fusionó dieciséis empresas en la Compañía de Industrias de Defensa de los Emiratos (EDIC), y en 2019 inauguró el Fondo de Desarrollo de la Seguridad y la Defensa con un capital de 680 millones de dólares  destinados a estimular una industria de defensa nacional. A finales de ese mismo año, el príncipe heredero, Mohamed bin Zayed, anunció la creación de EDGE Group, un conglomerado aún mayor que agrupa a más de veinticinco entidades que formaban parte de EDIC y otras instituciones. Esta nueva joya de la corona registró 5.000 millones de dólares de ingresos por exportaciones ya en 2019 y, gracias a los beneficios de la economía de escala, facilitará el desarrollo y la producción de nuevos sistemas de armamento.

Además, Emiratos organiza ferias y exhibiciones de defensa, como el Dubai Air Show o IDEX, para dar a conocer sus productos, firmar contratos con otros países y lanzar proyectos con empresas punteras. Por ejemplo, en la IDEX 2021, con 60.000 asistentes y novecientas empresas, EDGE y la multinacional estadounidense Lockheed Martin firmaron un acuerdo para transferir conocimiento a la empresa emiratí y explorar oportunidades en la industria aeroespacial, en la que EAU ha invertido grandes recursos.

Algunos de los sistemas de armamento producidos en EAU. Fuente: elaboración del autor con información de EDGE

Tawazun, la autoridad emiratí que coordina las adquisiciones en materia de defensa, firmó otro con el grupo europeo MBDA Missile Systems para desarrollar sistemas de armas guiadas inteligentes. EDGE también colabora desde hace años en proyectos con líderes del sector como Airbus y Raytheon, además de empresas rusas, suecas o chinas, que reflejan la intención de EAU de absorber conocimiento a través de la transferencia de tecnologías y asumir más responsabilidades de coproducción y mantenimiento.

Pero aunque la integración del sector, las ferias internacionales y los acuerdos con empresas extranjeras han sido determinantes en este desarrollo, hay otros factores en juego. Una gran inversión es clave: el presupuesto de defensa emiratí en 2020 fue de 19.800 millones de dólares, un 5,6% de su PIB. EAU ha gozado de estabilidad política e instituciones fuertes, y ha priorizado la inversión en I+D. También ha puesto énfasis en formar especialistas, científicos e ingenieros, con iniciativas como la Mohamed bin Zayed University of Artificial Intelligence, fundada en 2019. Además, a falta de personal nativo, EAU intenta atraer talento extranjero ofreciendo la ciudadanía como incentivo.

A la cabeza de la península arábiga

Hasta ahora, la industria militar de Emiratos no tiene competidor en la península arábiga. Solo Arabia Saudí se ha embarcado en un proyecto similar, mientras que en Kuwait, Baréin, Omán y Yemen ha faltado voluntad política, estabilidad, capital o visión.

La industria armamentística saudí se consolidó en mayo de 2017 con la fundación de Industrias Militares de Arabia Saudí (SAMI), un conglomerado estatal similar al EDGE emiratí. Con la meta de convertirse en una de las mayores veinticinco compañías armamentistas del mundo en 2030, SAMI ha comenzado a adquirir otros grupos saudíes y planea apoyarse en colaboraciones con empresas extranjeras para acceder a nuevas tecnologías. En solo dos años ya ha firmado más de veinticinco acuerdos, siguiendo una estrategia de diversificación para adelantarse a posibles embargos.

También en 2017 el Gobierno saudí creó la Autoridad General para las Industrias Militares (GAMI) con el fin de regular y facilitar el crecimiento de una industria de defensa nacional. Dirigida por el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, GAMI está desarrollando un marco regulatorio y promueve una inversión eficiente y centralizada. El Gobierno también procura desarrollar su propia tecnología: en 2018, por ejemplo, ya tenía cuarenta ingenieros trabajando en misiles balísticos de corto alcance y bombas guiadas. 

Pero pese a que la estrategia saudí se parece a la emiratí, es menos sólida. Ambos Gobiernos han apostado por crear campeones nacionales para centralizar y controlar el desarrollo de la industria de defensa. GAMI y SAMI son en Arabia Saudí lo que EDGE para Emiratos. Además, los dos países se apoyan en empresas extranjeras para potenciar su propia industria. Sin embargo, Arabia Saudí pretende incrementar el gasto militar en armamento saudí del 2% en 2018 al 50% en 2030. Para demostrar que va en serio, anunció en febrero de 2021 que invertiría más de 20.000 millones de dólares en su industria militar durante la próxima década, aunque el objetivo es poco realista.

El futuro de las ambiciones emiratíes

Frente a la urgencia saudí, la meta de EAU es más factible: aumentar la producción nacional de armamento del 10% en 2015 al 30% en 2030. También es un objetivo ambicioso, pero EAU posee una industria más desarrollada. Además, ha priorizado sistemas como los vehículos aéreos no tripulados, buques y transportes blindados, cuyo potencial para ser exportados le facilitará la tarea. En cuanto a EDGE, tras haber absorbido otras compañías, pasará ahora a una fase de desarrollo más lento y natural, pero varias empresas de armamento emiratíes aún operan por su cuenta, con lo que el conglomerado todavía tiene potencial de crecimiento por ese lado.

Con todo, Emiratos no pretende sustituir por completo sus importaciones de armamento; esa autosuficiencia está fuera de su alcance por su alto coste y la falta de tecnología y personal especializado. Su objetivo es otro: desarrollar productos de nicho para convertirse en un proveedor reconocido a nivel internacional, y lo está consiguiendo.