En el foco Geopolítica África

Etiopía se juega su posición como potencia en la guerra del Tigray

Etiopía se juega su posición como potencia en la guerra del Tigray
Miembros de las Fuerzas de Defensa Nacional de Etiopía. Fuente: AMISOM Public Information (Flickr)

El Gobierno federal de Etiopía invadió la región de Tigray en noviembre de 2020, haciendo estallar una batalla interna por el poder económico y político en el país. Además de la estabilidad interna, la Etiopía de Abiy Ahmed se juega su futuro y su posición como la potencia emergente de África.

Hace ya seis meses que empezó la ofensiva militar etíope contra el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (FLPT), el partido gobernante en esa región, la más al norte de Etiopía y que hace frontera con Eritrea y Sudán. El conflicto ha dejado miles de muertos, más de dos millones de desplazados internos y decenas de miles de refugiados en Sudán. Además, Naciones Unidas tiene serias sospechas de que ambos bandos están cometiendo crímenes de guerra y lesa humanidad.

Tan solo tres años antes, en 2018, el ascenso al poder del primer ministro Abiy Ahmed, con una agenda reformista y ambiciosa para Etiopía y sus regiones, había sido un soplo de aire fresco. Ahmed recibió el premio Nobel de la Paz en 2019 por haber firmado la paz con la vecina Eritrea, y su figura emergió como la gran esperanza nacional y del Cuerno de África, y como rostro del continente. El estallido del conflicto armado en Tigray ha puesto en peligro esa reputación y la posición de Etiopía como potencia regional. 

Abiy Ahmed y el encaje del Tigray

La tensión entre el Gobierno central y el FLPT existía desde la llegada de Ahmed al cargo. Su ascenso puso fin al liderazgo del FLPT en la principal coalición...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes