En el foco Política y Sociedad África

Egipto, vivir en estado en emergencia permanente

Egipto, vivir en estado en emergencia permanente
Fuente: Gigi Ibrahim (Flickr)

Hablar de estado de emergencia es hablar de la historia de Egipto. Lo que para el mundo es hoy una excepción provocada por una pandemia, para los egipcios ha sido la norma desde hace más de sesenta años, cuando se aprobó la Ley de Emergencia que regulaba los poderes del presidente ante una guerra, disturbio, desastre o pandemia. Con el tiempo, una ley transitoria y destinada a situaciones excepcionales, por los recortes en derechos y libertades que supone, se convirtió en la herramienta del poder egipcio para reprimir a su propia población.

El coronavirus ha provocado que decenas de países hayan tenido que hacer uso de mecanismos legales para confinar a sus ciudadanos e intervenir sus economías. Más de la mitad de la población mundial ha estado o está todavía recluida en sus hogares, y ha visto como algunos de sus derechos más básicos se han suspendido. Estado de emergencia, de alarma, de excepción o toque de queda son conceptos que empiezan a ser parte del vocabulario común, y las implicaciones de vivir temporalmente con duras restricciones son ya percibidas por millones de personas. Sin embargo, esta medida supuestamente excepcional ha sido usada como una herramienta de represión en Egipto, cuya población conoce desde hace décadas el significado tergiversado que le ha dado su Gobierno a la palabra emergencia.

Para ampliar: “¿Qué mundo nos espera tras la pandemia del coronavirus?” Eduardo Saldaña en El Orden Mundial, 2020

¿Qué es un estado de emergencia?

La RAE define el estado de emergencia como la “situación oficialmente declarada de grave peligro por conflictos sociales, catástrofes naturales u otras razones”. En virtud de la defensa del Estado y de sus propios ciudadanos, las legislaciones de cada país ...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50€ al año