Suscripción Geopolítica Oriente Próximo y Magreb

La diplomacia saudí de “Plata o plomo”

La diplomacia saudí de “Plata o plomo”
Mohamed bin Salmán y Donald Trump se reúnen en el Despacho Oval. Fuente: Casa Blanca

La política exterior de Arabia Saudí adolece de los problemas que caracterizan a un Estado joven y muy patrimonializado por la casa Saúd. El maná del petróleo tampoco ha ayudado a desarrollar una diplomacia basada en la negociación, sino que ha malacostumbrado al reino a una lógica de que puede hacer lo que quiera, cuando quiera y como quiera.

La juventud de Mohamed bin Salmán, príncipe heredero y ministro de Defensa saudí, es un buen reflejo de la línea política que está marcando el reino en la región: impulsiva, errática y en cierta forma pasional. En los últimos años Arabia Saudí ha llevado a cabo acciones enormemente contundentes, por no decir agresivas, contra otros países en distintos terrenos y que en muchos casos se han saldado con importantes fracasos, lo que evidencia una política exterior preocupantemente poco cuidada en relación con el peso geopolítico del país árabe.

Uno de los terrenos en los que mayores logros —y confrontaciones— ha cosechado el reino del desierto es en el económico. Gracias a la extracción de petróleo durante décadas, el país ha ido acumulando numerosos activos y cantidades de dinero gigantescas que ha invertido, en muchos casos, para acabar atando económicamente a sus socios y generar dependencias que, en un aspecto netamente monetario, no son rentables.

La industria armamentística estadounidense es uno de los casos más evidentes. El reino lleva décadas de acuerdos comerciales con EE. UU. por cifras astronómicas a pesar de que Arabia Saudí no tiene en muchos casos necesidad y ni si...

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por 50 € al año